Detenido por la muerte de un inmigrante en su finca en Pozo Alcón

0
700
Publicidad

JAÉN.- Agentes de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil ha detenido a un hombre vecino de Pozo Alcón por el fallecimiento de un inmigrante. El pasado día 14 de diciembre, se hallaba el cuerpo sin vida, de un marroquí en la puerta del centro de salud de esta localidad. El cuerpo había sido abandonado, junto a un compatriota por una persona, que se dio posteriormente a la fuga. El detenido pidió una camilla para tumbar al que supuestamente necesitaba asistencia médica y abandonó el lugar. Fue el médico el que señaló que el paciente estaba fallecido y que su muerte no se había producido en el centro de salud sino que ya había llegado cadáver. Tras dar aviso de lo ocurrido a la Guardia Civil, los agentes se hicieron cargo del otro inmigrante que acompañaba al fallecido mientras ponía en marcha el dispositivo para localizar a la persona que los había llevado al centro de salud. Iniciadas gestiones y tras tomar numerosas manifestaciones, comprobaron la presunta relación laboral, entre el detenido y las dos personas de origen norteafricano, una de ellas la fallecida.

Al evidenciarse la relación laboral y fallecimiento de la persona, se activó el Protocolo de Accidentes Laborales, comunicando los hechos a la Inspección de Trabajo de Jaén, trasladándose una inspectora de trabajo, hasta la localidad de Pozo Alcón, donde acompañada por la Guardia Civil, se personaron en la finca agraria, para la elaboración del informe correspondiente.

La victima que ya ha sido identificada es un varón, de nacionalidad marroquí, nacido en el año 1988, hecho comunicado a sus familiares, los cuales se están desplazando a Jaén, desde Francia y Algeciras. El presunto autor, fue detenido el pasado día 15, resultando ser el propietario de la explotación agrícola, vecino de Pozo Alcónde 34 años de edad, al cual se le imputa un delito contra el derecho de los trabajadores.

Al parecer, según han indicado la Guardia Civil, el propietario de la finca los recogió de la calle esa misma mañana y se los llevó a trabajar en la recogida de aceituna. En el tajo, la víctima se desplomó y lo siguiente que se conoce es que el empresario supuestamente se deshizo del cadáver llevándolo al centro de salud.