Máxima vigilancia en carretera contra el consumo de alcohol y drogas

0
522
Publicidad

JAÉN.- La subdelegada del Gobierno, Catalina Madueño, acompañada por el jefe provincial de la Dirección General de Tráfico, Juan Diego Ramírez, ha visitado el puesto de control y vigilancia establecido por la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil de Jaén en el kilómetro 0.900 de la carretera A-311 (Jaén), con motivo de la campaña especial contra el consumo de alcohol y drogas al volante. La campaña, impulsada por la Dirección General de Tráfico (DGT), comenzó el pasado lunes, día 8, y se prolongará hasta el próximo domingo, día 15. Para ello, se intensificará la realización de pruebas de detección de alcohol y drogas a cualquier hora y en todo tipo de vías. La subdelegada ha estado acompañada por el jefe provincial de Tráfico, Juan Diego Ramírez y el presidente provincial de ASPAYM (Asociación de Personas con lesión medular y otras discapacidades físicas), Carlos Linares.

Hay que recordar que los resultados ponen de manifiesto que el aumento de los controles preventivos está favoreciendo un cambio de comportamiento de los ciudadanos sobre esta materia, con lo que se logra reducir considerablemente el número de automovilistas que conducen bajo los efectos del alcohol o de las sustancias estupefacientes.

Hace ahora un año, se realizó una campaña similar, en la que los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil efectuaron pruebas de alcoholemia a 2.448 conductores en las carreteras de la provincia de Jaén. Se registraron 6 positivos, lo que supone el 0,25 por ciento. De forma paralela, los agentes practicaron test salivales para comprobar la presencia de drogas en el organismo a 71 automovilistas, de los que 13 resultaron positivas, es decir, el 18,31 por ciento. En todo el año 2018, se realizaron 77.849 pruebas de alcohol, con 829 positivos, el 1,06 por ciento. En cuanto a las 3.095 pruebas de drogas realizadas, 1.020 dieron positivas, el 32,9 por ciento.

En la última campaña de este tipo, efectuada el pasado mes de junio, se realizaron 3.339 pruebas de alcoholemia por parte de la Guardia Civil del Subsector de Tráfico de Jaén. Hubo 23 positivos, lo que representa un porcentaje del 0,69 por ciento. En cuanto a los test de detección de sustancias estupefacientes, se contabilizaron 147, en las que se registraron 26 positivos, es decir, un 17,69 por ciento del total.

En lo que va de año (hasta 30 de noviembre), se han realizado 1.719 pruebas de presencia de drogas, de las que han resultado positivas 602 (35,02 %). Y de alcohol se han efectuaron 92.465, de las que 1.000 han sido positivas (1,08 %).

Esta última circunstancia ha motivado que en esta campaña se vaya a prestar especial dedicación a las inspecciones aleatorias del consumo de drogas, que tiene unos efectos más prolongados que el alcohol y unas secuelas mayores.

Como es habitual, la Jefatura Provincial de Tráfico ha pedido a los ayuntamientos de la provincia que colaboren en esta campaña con su Policía Local para concienciar a los conductores para que no se pongan al volante de un coche si han bebido ni tan siquiera en los trayectos pequeños, ya que es en vías urbanas donde se produce un alto porcentaje de accidentes a consecuencia del alcohol.

DATOS

En lo que va de 2019, se han registrado 359 accidentes con víctimas, lo que representa un 2,17 por ciento menos que el año pasado. Esos siniestros han dejado, por ahora, 13 fallecidos, (6 menos que el año pasado), 39 heridos hospitalizados y 583 heridos leves (un 10,58 % menos). Son las estadísticas en carretera y vías interurbanas. Aparte, se han registrado 4 fallecidos en vías urbanas, dos menos que el año pasado “Nunca debemos olvidar que nuestra pretensión es cero fallecidos. Tenemos que seguir haciendo hincapié en este tipo de campañas de concienciación”, ha explicado la subdelegada.

El objetivo es reducir la estadística que refleja que alrededor del 25% de las muertes en carretera y dos de cada tres delitos cometidos contra la seguridad vial están relacionados con el alcohol o los estupefacientes.

Por todo ello, tanto la subdelegada del Gobierno como el jefe provincial de la DGT han insistido en la idea de que, aunque el conductor se crea en pleno uso de sus facultades físicas y mentales, con la ingesta de alcohol está multiplicando el riesgo de sufrir un accidente. Además, el alcohol y los estupefacientes no solo están relacionados con una mayor accidentalidad, sino que también repercute en una mayor mortalidad, al ser un factor relacionado con un peor pronóstico en las lesiones sufridas. El consejo es que se trate de impedir que las personas que hayan bebido o tomado droga cojan el volante y que en todo caso nunca se suba al coche con ellas. “Aún con tasas de alcoholemia dentro de los márgenes legales permitidos, nuestro nivel de riesgo de accidente de tráfico puede verse incrementado. La única tasa segura es cero”, ha asegurado Catalina Madueño.

También se ha referido a “los mitos y falsas creencias” sobre los controles de alcoholemia, y han negado la supuesta eficacia de trucos para engañar las pruebas de alcoholemia y dar negativo, asegurando que es del todo punto imposible adulterar los resultados de las mismas. Entre los trucos más citados figuran beber café, tomar caramelo o chicle, beber agua, tomar hielo, azúcar o pasta de dientes, beber aceite o leche… El resultado es que, como asegura la DGT, “no valen trucos ni extraños inventos para intentar saltarse la norma”. Por último han comentado los peligros que encierra el exceso de alcohol para los usuarios de la vía pública, pues el peatón, como usuario más débil de la vía, necesita estar en pleno uso de sus facultades para no correr riesgos: menor percepción de su entorno, pérdida de visión, mayor asunción de riesgos, son consecuencias que se derivan del consumo de alcohol o drogas, aumentando la posibilidad de sufrir un atropello.

La Ley prohíbe conducir con presencia de drogas en el organismo del conductor. Esta infracción administrativa está castigada con una sanción de 1.000 euros y la detracción de 6 puntos. Alcohol: se mantiene en 500 euros y la detracción de 4 a 6 puntos la infracción por conducir con tasas de alcohol superiores a las establecidas, Además, serán sancionados con 1.000 euros de multa aquellos conductores reincidentes, es decir, que ya hubieran sido sancionados en el año inmediatamente anterior por el mismo motivo; así como para aquellos conductores que circulen con una tasa que supere el doble de la permitida. Con tasas superiores a 0,60 miligramos de alcohol por cada litro de aire espirado, el conductor cometería un delito contra la seguridad vial con penas de hasta seis meses de cárcel.

pastedGraphic.png

Sanciones

                

                             pastedGraphic_1.png