Publicidad

La Subdelegación del Gobierno de Jaén ha intensificado las medidas de seguridad en Pozo Alcón, con motivo del comienzo de la campaña de recolección de la aceituna, lo que ha originado un incremento de temporeros que han llegado estos días al municipio con la intención de encontrar un tajo para trabajar. Es la respuesta diseñada por la Comandancia de Jaén, después de que el alcalde del municipio, Iván Cruz, contactará con la Subdelegación para comunicar determinados problemas relacionados con la seguridad en los últimos días del pasado mes de noviembre, tal y como adelantó ayer este periódico. De momento ya se han detenido a 18 personas por incumplimiento de la Ley de Extranjería.

A raíz de la petición del alcalde, el Instituto Armado diseñó un despliegue especial, que ha consistido en un incremento de la presencia de agentes, así como una intensificación de los puntos de identificación de personas y vehículos. Se procedió a la detención de 18 personas por infracción de la Ley de Extranjería, al no contar con los permisos necesarios para estar en el país. Fueron conducidos por la Guardia Civil a las dependencias de las Comisarías de la Policía Nacional de Jaén, Linares y Úbeda, donde se tramitaron los correspondientes expedientes de expulsión.

La subdelegada del Gobierno, Catalina Madueño, ha destacado el contacto permanente mantenido con el alcalde de Pozo Alcón para dar respuesta a una situación que ha calificado de coyuntural. Al respecto, ha señalado que, en el mes de octubre, presidió en el Ayuntamiento una reunión de la Junta Local de Seguridad, en la que se realizó un trabajo de previsión para planificar el dispositivo y poner en marcha las medidas necesarias para abordar la actual situación. “Este problema no nos ha cogido desprevenidos, porque se puso sobre la mesa en aquella reunión. La Guardia Civil estaba preparada y ha puesto en marcha una respuesta que consideramos muy eficaz”, ha asegurado.

Catalina Madueño ha recordado que el dispositivo se mantendrá activo, si bien ha puesto de manifiesto que los índices de delincuencia se mantienen estables en el municipio. Por eso, hace una llamada a la calma de la ciudadanía: “No se ha producido un repunte especialmente significativo”, ha concluido.

Por su parte, el alcalde de Pozo Alcón, Iván Cruz, explica que la campaña de la aceituna es una época complicada para el municipio, pero recalca que “hay un diálogo fluido y una cooperación constante” entre las instituciones “para mantener la seguridad y el orden” en el municipio. En este sentido, apunta que hay una patrulla de la Guardia Civil las 24 horas del día, reforzada por la labor de la Policía Local y también de un dispositivo de seguridad privada. “No hemos dejado de trabajar en todo momento y, desde luego, vamos a seguir haciéndolo durante las próximas semanas”, garantiza.

La portavoz de Ciudadanos en Pozo Alcón, Rocío Moreno, ha registrado una solicitud en el Ayuntamiento en la que exige al alcalde que convoque de manera urgente la Junta Local de Seguridad ante la situación “grave” de inseguridad que vive el municipio en las últimas semanas. “Pedimos al alcalde que se tome en serio lo que está sucediendo, actúe de manera urgente y consensuada con el resto de fuerzas políticas y con los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, y que no se limite a pedir ayuda sin asumir en primera instancia su responsabilidad por la falta de efectivos de Policía Local en nuestro pueblo”, ha criticado la concejal de Cs e Iván Cruz asegura que el Ayuntamiento seguirá trabajando “sin temblarle el pulso” y con la firme convicción de que el sector agrario tiene que resolver uno de los problemas que todavía persisten en campaña, como es el alojamiento de los temporeros inmigrantes que acuden a la recogida de la aceituna.