Publicidad

El alcalde de Jaén, Julio Millán, aprovechó la presentación de la campaña de Navidad de la calle Roldán y Marín para responder a las palabras del gerente, José Miguel Castillo: “Tenemos que dejar que hablen los papeles”.

Fue escueto su mensaje, en el que redundó en la necesidad de ver, más adelante, los argumentos escritos de una y otra parte. “Ese tiempo ya pasó. Lo que tenga que ser será con luz y taquígrafos y con procedimientos administrativos, concursos y contratos, no puede ser una cuestión de un acuerdo privado entre ambos, así ya no funcionan las cosas”.

El procedimiento para anular el contrato que mantiene prorrogado el servicio hasta 2036 está en marcha. El alcalde recaba los apoyos de los todos los grupos políticos con representación en el Ayuntamiento para poder plantear una nueva licitación que, en resumidas cuentas, sería la primera de la historia, ya que esta prestación se adjudicó, por primera vez, en 1961 y, desde entonces, nunca se llegó a convocar un concurso al que pudieran optar todas las empresas que están interesadas. Todo está en marcha y, según las previsiones del alcalde, el objetivo es que, en la primavera de 2020, el Ayuntamiento tenga rescatado el servicio, por lo que ya busca a una compañía empresarial que pueda hacerse cargo del servicio, como si de un sustituto se tratase. José Miguel Castillo asegura que el proceso judicial será largo y que llegarán hasta el final.