Agresión física y verbal de un alumno a una maestra en Linares

0
616
Colegio Arrayanes.
Colegio Arrayanes.
Publicidad

JAÉN.- La Junta de Personal Docente de centros públicos no universitarios de la provincia de Jaén, órgano de representación del profesorado de la provincia, con unanimidad te todas las organizaciones sindicales, han condenado la agresión física y verbal a una docente del CEIP Los Arrayanes, en Linares.

La agresión ha tenido lugar este martes cuando a la salida de clase un alumno de cuarto de Primaria retorció los dedos de una mano a su maestra, al tiempo que le profería numerosos insultos.

La Junta de Personal Docente ha manifestado «su apoyo y solidaridad» a la profesora, al tiempo que ha mostrado «su repulsa a todo tipo de violencia física y/o verbal en el ejercicio de la actividad profesional docente».

Desde el centro educativo se ha expulsado al menor durante dos días, mientras que la profesora ha interpuesto la correspondiente denuncia.

El presidente de la Junta de Personal, Sebastián Vallecillo, ha subrayado el aumento de la conflictividad en los centros educativos de la provincia y ha exigido, entre otras medidas, la aprobación de la Ley de reconocimiento de autoridad del profesorado, actualmente en anteproyecto de Ley en Andalucía, y que otorga a los docentes la consideración de autoridad pública en el ejercicio de sus funciones, así como la presunción de veracidad.

También desde la Junta de Personal Docente se aboga por la implantación de un protocolo de actuación iniciado de oficio por parte de la Administración Educativa, en coordinación con la fiscalía de menores, para actuar de forma efectiva y ágil ante la agresión a un docente por parte de un menor.

Otras medidas propuestas son el incremento del número de orientadores y educadores sociales, formación al profesorado para dar a conocer mejor los protocolos cuando hay una agresión a un docente, y el fomento de la Administración Educativa de la dignificación de la profesión docente a través de campañas.

Por último, desde la Junta de Personal Docente se ha hecho un llamamiento a la sociedad de las consecuencias jurídicas de la agresión a un docente ya que «agredir a un docente no sale gratis».