EQUO pide el fin de las podas “arboricidas” en Jaén

0
162
Publicidad

JAÉN.- “Estamos hartas como ciudadanas de Jaén de que una y otra vez se ataquen a los árboles de la capital con una política de podas totalmente inadecuada que provoca que se sequen árboles y se dificulte la conservación y el anidamiento de pájaros y pequeñas aves que necesitan de la buena salud del arbolado urbano”. Así de contundentes se muestran en la Mesa de Coordinación de EQUO Verdes Jaén en lo que según sus palabras supone un nuevo ataque totalmente irracional e inconcebible a los árboles de la ciudad y a todo lo que aportan a la ciudadanía.

“Mientras el Ayuntamiento presume en redes de las nuevas podas, la ciudadanía vemos como se destrozan árboles y se arrancan los ejemplares enfermos sin ninguna previsión de reposición de los mismos, en un claro ataque al patrimonio natural de toda la gente que vivimos en esta ciudad”, comenta Pepa Jiménez, coportavoz del partido verde en Jaén. “No podemos estar todos los años igual, denunciando en redes las podas salvajes, desproporcionadas y a destiempo y viendo como poco a poco se va acabando con la población de arbolado urbano. Le decimos al Señor Millán y a toda su corporación que no basta con declararse preocupado con el cambio climático y hacer alguna acción aislada, hay que comprometerse con la ciudad y con la lucha contra una situación que nos perjudica a todas las personas que vivimos en Jaén”.

Para el partido verde el problema es que se consideran a los árboles poco menos que meros adornos callejeros y no se valora el aporte en salud y bienestar que ofrecen a la ciudadanía a cambio de nada, de apenas un poco de cuidado que encima se les niega.

Para Sara Martínez, coportavoz de EQUO en la provincia, “Jaén necesita avanzar y crear una infraestructura verde que vertebre la ciudad y que la recorra de parte a parte, garantizando su cuidado y mantenimiento”.

Desde el partido ecologista garantizan que van a seguir denunciando la política arboricida sea cual sea su responsable y exigiendo que se cambien los conceptos actuales en la gestión del arbolado urbano hasta que consigan que la ciudad se convierta en un referente ambiental y de lucha con la Emergencia Climática que ya amenaza la ciudad.