«La presa de Siles sigue inutilizada mientras la Sierra de Segura entra en sequía severa»

0
135
Publicidad

JAÉN.- «Indecencia». Esa es la sensación de la organización agrícola UPA al comprobar que la Sierra de Segura ha entrado ya en situación de sequía severa mientras que la Presa de Siles continúa cerrada a cal y canto para el riego en la comarca y su agua perdiéndose río abajo sin poder si aprovechada por los olivareros. Según el estudio elaborado por la Consejería de Agricultura sobre la sequía por comarcas, la Sierra de Segura sufre una «anomalía pluviométrica acumulada» y, de ahí, su inclusión en el listado de zonas de riesgo.

El secretario general de UPA Jaén, Cristóbal Cano, reclama a las administraciones que pongan fin a una situación de incongruente falta de riego en la comarca porque no se aprovecha el agua de una presa que se construyó, precisamente, para regar los olivares de la zona. «Es una indecencia que ni la Junta de Andalucía ni la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) hayan hecho nada en absoluto porque los olivareros de la Sierra de Segura puedan regar con un agua que ven cómo se pierde río abajo mientras que la comarca entra en sequía severa. Reclamamos que, de una vez por todas, se pongan las pilas y arreglen esta inusual situación».

Cristóbal Cano lamenta que la inacción de las administraciones está poniendo en serio riesgo la economía de la comarca. «Si no se actúa ya estimamos que la Sierra de Segura sufrirá unas pérdidas esta cosecha de entre 30 y 50 millones de euros. Y eso, para una zona deprimida como ésta, es insostenible. A las administraciones se les llena la boca de lucha contra la despoblación, pero a la hora de la verdad no tienen voluntad política para remediar esta situación. Y es tan fácil como definir de una vez por todas la zona regable y conceder riegos, aunque sean ahora mismo coyunturales, al amparo del artículo 55.3 de la Ley de Aguas y el artículo 77.3 del Reglamento del Dominio Público Hidráulico, para que se pueda comenzar a aprovechar el agua de la Presa de Siles. No estamos pidiendo ni legislación nueva ni dotación presupuestaria, solo que se pueda aprovechar el agua a día de hoy», reclama Cristóbal Cano. 

Precisamente, UPA Jaén pedirá esos riegos en la próxima Comisión de Desembalse de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, que tendrá lugar en Sevilla el martes 19 de noviembre. «El actual presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, dijo, en la campaña electoral, que al día siguiente de que él fuera elegido solucionaría el tema de la Presa de Siles. Sin embargo, ya llevamos 10 meses de Gobierno y aún no ha hecho nada, ni siquiera ha aparecido por la comarca para explicar por qué los olivareros de Segura no pueden regar todavía. Esto es lamentable, sobre todo cuando la propia Consejería de Agricultura elabora un informe que sitúa a la comarca en sequía severa con una presa construída para dar vida», recuerda Cristóbal Cano.

Además, UPA Jaén insiste en que la CHG no puede renunciar a los recursos que genera la Presa de Siles para la comarca y que, tanto en el informe de viabilidad como en la Declaración de Impacto Ambiental (DIA), se recogen 15 hectómetros cúbicos para riego, en lugar de los actuales 6,2. «La Administración central tiene que ampliar la dotación de riego en el próximo Plan Hidrológico conforme indican los informes pertinentes y la demanda real, porque sería absurdo construir unas conducciones para los 6,2 hectómetros cúbicos actuales. Y lo segundo es incrementar la superficie y no condenar a la comarca para siempre con unas canalizaciones en base al actual Plan Hidrológico», expone Cristóbal Cano.  

Por último, Cristóbal Cano recordará en la próxima Comisión de Desembalse el compromiso adquirido por el propio presidente, en la reunión mantenida con el entonces consejero de Agricultura, Rodrigo Sánchez Haro en septiembre de 2018, de estudiar, de forma inminente, la posibilidad de abrir un procedimiento de riegos coyunturales con el agua de la presa. «Es indignante que no solo no se hayan cubierto las expectativas existentes en la comarca y se autoricen los primeros riegos de olivar con los recursos que posibilita la Presa de Siles, sino que, además, tenemos que ver cómo la Sierra de Segura sufre ya una sequía severa y los recursos para paliarla no se emplean. No se puede consentir».