Publicidad

JAÉN-. La parroquia de Santa Isabel de la capital ha acogido este año la inauguración oficial del curso de Cáritas Interparroquial de Jaén. Alrededor de medio centenar de voluntarios ha asistido a la cita, que ha constado de una charla, una eucaristía y un acto de convivencia. El coordinador de Cáritas Interparroquial de Jaén, Javier Porras, ha sido el encargado de desarrollar el tema “Una Iglesia en salida con rostro samaritano”. Se trata de la ponencia con la que participó, en la reciente Escuela de Otoño de Cáritas Diocesana de Jaén, el delegado episcopal de Cáritas Española, el sacerdote Vicente Martín. Porras ha realizado un resumen de los diez puntos principales que este último abordó en su conferencia inaugural de la pasada cita formativa. Los puntos desarrollados han sido la necesidad de promover desde Cáritas una actitud de continua renovación y conversión; encontrarse con el hombre empobrecido; acompañar procesos de desarrollo integral; fortalecer una caridad fraterna; profundizar en la dimensión evangelizadora de la caridad y de la acción social; asumir el compromiso moral por un mundo más humano; promover la cultura del encuentro y la hospitalidad; el cuidado de la casa común; dar un carácter universal a la caridad y cultivar una sólida espiritualidad. La charla ha contado con aportaciones y apreciaciones de los voluntarios asistentes.

El párroco de Santa Isabel, Francisco Carrasco, ha sido el encargado de presidir la eucaristía de inauguración del curso de Cáritas Interparroquial de Jaén. En sus palabras al voluntariado jiennense ha hecho especial hincapié en “saber interpretar los signos de los tiempos”. “Para ser eficaces, debemos actuar con visión, conocer hacia dónde queremos llegar. Es necesario saber discernir cuáles son los signos de los tiempos para Cáritas, hacia dónde se encamina la nueva solidaridad”, ha explicado Carrasco. Recordando palabras del Papa Francisco, ha subrayado la importancia de la conversión pastoral de la Iglesia hacia los lugares que señala el pontífice, siendo “una Iglesia en salida” y que debe estar presente “en las periferias”. El sacerdote ha animado a asumir el reto del cambio de paradigma, con las dificultades y los miedos que esto conlleva.

El acto inaugural ha concluido con un espacio para la convivencia entre los voluntarios de distintas parroquias, lo que posibilita estrechar lazos entre quienes dedican parte de su tiempo a materializar la acción caritativa y social de la Iglesia a través de Cáritas.