Publicidad

JAÉN.- Los concejales de Cultura, José Manuel Higueras; Seguridad Ciudad y Tráfico, Miguel Castro; Contratación y Empresas Concesionarias, Francisco Lechuga, y Movilidad y Epassa, Estefanía Plaza, han mantenido una reunión de trabajo para analizar los datos de la pasada edición de la Feria de San Lucas, celebrada entre el 12 y el 20 de octubre pasados. “Estamos bastante contentos y satisfechos”, ha dejado claro Higueras, convencido de que los cambios introducidos por el Gobierno local “han surtido efecto y la gente se lo ha pasado bien por encima de todo”.

Se trata de acciones como la reordenación del tráfico, para dar una mayor fluidez a la circulación en la Ronda Sur, con la eliminación de la zona de estacionamiento y la apertura de un carril específico para buses y taxis. Del mismo modo, se ha trabajado con la movilidad en pro además del orden en el entorno del recinto ferial (que ha facilitado también la labor de las fuerzas de seguridad) con iniciativas como el incremento de las plazas de aparcamiento.

La eliminación de estacionamiento en la zona Sur se ha compensado con la puesta en marcha de dos puntos más de aparcamiento (en el tanatorio y en el estadio de La Victoria, complementarios del párking del ferial), con un total de 2.000 plazas disponibles para quienes quisieran desplazarse en coche a la feria. Todos ellos han contado con vigilancia e iluminación, de tal manera que siempre ha habido plazas disponibles aunque en días como el fin de semana pasado la afluencia a estas zonas ha hecho que casi rocen el lleno. 

Del mismo modo, este año es resaltable la campaña “Solo sí es sí”, en la que, entre otras acciones los caseteros han colaborado con la creación de puntos seguros en las casetas, destinados a las víctimas de acoso y agresiones sexuales, un factor importante a la hora de evitar este tipo de situaciones junto con la prohibición del botellón junto al recinto ferial, única feria de capital andaluza que tenía esta circunstancia. En cuanto a este extremo el concejal de Seguridad, Miguel Castro, ha sido tajante, “lo hemos controlado perfectamente”.

Esta afirmación la ha  sustentado en las 86 actas por infracción levantadas por consumo de alcohol en la vía pública. La eliminación del botellón ha sido también un elemento disuasorio de determinadas conductas que en años anteriores se han producido. En cuanto a las detenciones, solo se ha practicado una y la Policía Local solo ha tenido que intervenir por 2 robos, otras tantas peleas y un único accidente con heridos. En total, ha habido 206 servicios en los nueve días de la celebración. Miguel Castro ha felicitado a la Policía Local por su trabajo, en coordinación con Bomberos, Protección Civil, Cruz Roja y la Policía Nacional y la Guardia Civil. “Ha sido una feria muy seguridad, quiero agradecer a los agentes el esfuerzo que han hecho por controlar la feria y al mismo tiempo encargarse con la misma eficacia del resto de la ciudad”, ha dejado claro. “La celebración se ha desarrollado sin incidentes de gravedad”, ha insistido.  

Cabe recordar que el despliegue de personal municipal ha estado compuesto por una treintena de agentes de la Policía Local, a diario, número que se ha duplicado en los momentos de mayor afluencia al recinto ferial; medio centenar de miembros de Protección Civil y una escuadra del Parque de Bomberos, destinada permanente a este servicio, compuesta por unas 14 personas. De esta forma se ha garantizado, como mínimo, un despliegue de un centenar de agentes para las tareas de vigilancia y una respuesta rápida ante cualquier incidente las 24 horas al día, una cifra que, sumada a los miembros de Policía Nacional y Guardia Civil, ha permitido el despliegue de unos 220 hombres y mujeres que han trabajado para que la Feria de San Lucas transcurra con normalidad. 

En cuanto a las acciones concretas de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, se han reforzado los dispositivos de vigilancia para evitar los hurtos, en el interior del recinto ferial, donde los delincuentes suelen aprovechar las aglomeraciones de personas para sustraer carteras, bolsos y teléfonos móviles. La Subdelegación también ha informado de la presencia de Unidades de Intervención Policial (UIP) y de la Unidad de Caballería, desplazadas desde otras provincias y que refuerzan el dispositivo durante la Feria, así como de operativos especiales con agentes de paisano que tratarán de controlar el tráfico de sustancias estupefacientes y otras infracciones penales como los robos en interior de vehículo.

Del mismo modo, la Policía Nacional también ha puesto en marcha un dispositivo específico para el propio núcleo urbano. Por su parte, la Guardia Civil realizó diversos controles de tráfico y seguridad en los accesos de la ciudad y en los núcleos urbanos de su competencia, mientras que los miembros de la Unidad de la Policía Nacional adscrita a la Junta realizaron inspecciones en establecimientos y en los espectáculos públicos para velar por el cumplimiento de la normativa vigente.

Por su parte, José Manuel Higueras ha insistido en la importancia que el equipo de Gobierno ha dado en esta edición de San Lucas a cuestiones como la movilidad, la seguridad y también la limpieza y operatividad del ferial. Ha recordado medidas como la apertura del flujo de visitantes al recinto ferial desde el centro a través de San Ildefonso, que ha hecho que la feria de día vuelva a ser lo que era, complementaria de la que se celebra en el “Alfonso Sánchez Herrera”.

Del mismo modo ha recordado la apuesta inclusiva de este San Lucas, con un día con tres horas sin ruido dedicadas a las personas con sensibilidad auditiva o trastornos del espectro autista y la puesta en marcha del sonido único en las atracciones de feria. Higueras ha remarcado además el trabajo hecho por caseteros y feriantes, que han confiado en esta nueva etapa en la feria en un año decisivo para recuperar la apuesta por el recinto ferial. Del mismo modo ha señalado el trabajo hecho por atraer a los jóvenes a San Lucas con una programación cultural específica dentro de la tradicional de la feria, como demuestran los conciertos de Leiva, Ajax y Prok, la sesión de música electrónica o la presencia en Jaén de Maka, un San Lucas que ha sido el germen de la edición de 2020. “Ha acompañado el tiempo, los eventos, la gastronomía y la gente se lo ha pasado bien. Estamos satisfechos con esto”, ha resumido Higueras.