Más de 8.000 personas en la misa para concluir la Feria de la Fe en Ifeja

0
252
Publicidad

JAÉN.- Más de diez mil personas han pasado a lo largo de toda la jornada de ayer por la Feria de la Fe, organizada por la Diócesis de Jaén como clausura al Año de la Misión diocesana. La mañana comenzaba con una oración en el pabellón semicubierto de IFEJA. Los cientos de personas congregadas a esa hora eran el presagio de que la convocatoria hecha por el Obispo de Jaén, Amadeo Rodríguez, iba a tener una muy buena respuesta. La Virgen de la Cabeza y el Santo Rostro encabezaban la procesión de entrada a la que seguían medio centenar de sacerdotes y el Obispo diocesano. Ese fue el comienzo de una jornada en la que más de 500 voluntarios, 50 stands y la acción del Espíritu Santo se ha derramado por doquier en todos los rincones de la Institución Ferial.

Al término, el Prelado acogió a las autoridades locales y provinciales, entre ellas, el Presidente de la Diputación, el Alcalde de Jaén y la Subdelegada del Gobierno en la provincia, quienes han conocidos, guiados por Amadeo, algunos stands. Todas las realidades de la Iglesia que peregrina en esta tierra de olivares estuvieron presentes en esta Feria de la Fe, que ha pretendido ser un escaparate de como late el corazón del pueblo cristiano.

Como si de un pueblo se tratara, las distintas Delegaciones, Secretariados y Servicios de la Iglesia estaban divididos en distintos barrios y zonas: a lo largo de su recorrido, los visitantes han descubierto cómo es el día a día de la Iglesia. Stands de instituciones tan conocidas como Cáritas o Manos Unidas y otras de nueva creación por el Obispo, Amadeo Rodríguez, como “La Parroquia Misionera”, “El Catecumenado”, o “la Pastoral de la Discapacidad”, así como las Delegaciones como Catequesis, Enseñanza, Juventud, Infancia y Adolescencia o Familia.

Hubo momentos para el encuentro con el Señor en dos oratorios con adoración perpetua al Santísimo. Muchos aprovecharon la Feria para reconciliarse con Cristo y con los hermanos en el Sacramento del Perdón. Y la música en directo estuvo presente durante toda la jornada con cantautores y grupos católicos.

Desde todos los puntos geografía de la provincia llegaron autobuses. Aunque la finalidad última de esta Feria no era llegar solo a los cristianos, sino a toda la sociedad. Mostrar la alegría del Evangelio, del mensaje salvífico de Cristo a todos los jiennenses.

El Obispo realizó un largo recorrido por todos los stands. Haciéndose fotos con todos los que se lo pedían.
Una multitudinaria Eucaristía fue la conclusión de una gran fiesta. De la fiesta de la alegría de la fe. En el fin de semana del DOMUND, el Obispo recordó que ahora comienza la Misión permanente de cada uno de los creyentes, de las parroquias y las comunidades, desde su día a día. El envío misionero de todos los congregados ha sido el fin de un año de siembra de semillas de misión, que dará los frutos del Evangelio.