Andújar controla las plagas provocadas por el ‘picudo rojo’

0
193
Publicidad

JAÉN-. Uno de los problemas más acuciantes a lo que se enfrenta hoy en día la jardinería urbana y la estética urbana es la acusada pérdida de palmeras por el ataque del escarabajo denominado ‘picudo rojo’, coleóptero curculiónido de color rojizo, de llamativo tamaño 4 cm y con una prolongación en el rostro al que se debe dicho nombre común.

Sin embargo la ciudad de Andújar,  situada además en un área de máximo riesgo para la expansión del ‘picudo rojo’,  se encuentra entre las escasas ciudades andaluzas donde la plaga está prácticamente bajo control. 

La práctica totalidad de las más de 300 palmeras urbanas o no tienen afección o esta es baja. Las afecciones graves con resultado de muerte de la palmera son excepcionales y se encuentran por debajo del 1%. Esos datos sirven para hablar de auténtico éxito en el control de esta plaga.

 “No debemos bajar la guardia, pues las plagas urbanas son  complejas y de dinámicas a veces impredecible; estos satisfactorios datos son el resultado de un trabajo tenaz y muy profesional y de una decidida apuesta presupuestaria e institucional que vamos a mantener y  potenciar. Andújar es un modelo si nos atenemos a las numerosas consultas que nos hacen desde otros municipios”, destaca el concejal de Medio Ambiente y Sostenibilidad, Juan Francisco Cazalilla.

La observación pormenorizada ejemplar por ejemplar de palmera, la realización de tratamientos solo con productos autorizados, conocer el ciclo biológico del escarabajo a nivel local, la introducción de nuevos productos ecológicos, los requerimientos a particulares para que traten sus palmeras, etc están siendo las claves para un eficaz control de esta plaga imprevisible para la que no hay un solo método expeditivo y eficaz. 

Control y gestión

La gestión de esta agresiva e invasiva plaga – importada hace 15 años-, es hoy por hoy de una responsabilidad trascendental, pues sus efectos son muy visibles sobre las palmeras y su control demanda una capacidad de respuesta elevadísima a los servicios técnicos municipales de jardinería de las numerosas ciudades  andaluzas que disfrutan de palmeras en sus avenidas, parques, patios, plazas…muchas de ellas centenarias. 

Controlar esta plaga, con forma de voraz escarabajo tanto en fase larvaria como adulta,  no es tarea fácil y obliga a multiplicar esfuerzos técnicos preventivos y curativos, como pocas plagas lo hacen. Por ello es habitual ver en muchas ciudades los resultados de su negativa acción sobre las palmeras.