Confinadas las embarcaciones en La Fernandina ante la presencia de mejillón cebra

0
694
Mejillón cebra.
Mejillón cebra.
Publicidad

JAÉN.- El presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), Joaquín Páez, ha firmado la resolución por la que se acuerda el confinamiento de embarcaciones en el embalse de La Fernandina, en Jaén, ante la presencia de ejemplares adultos de mejillón cebra. Con ello, también se suspende con carácter temporal la utilización de elementos auxiliares de baño o cualquier otro utensilio que pueda contribuir a la propagación de esta especie exótica invasora.

La resolución de la CHG, organismo dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica, sí autorizará la navegación de embarcaciones particulares, municipales o de recreo, pero advierte que las mismas quedarán confinadas en el embalse para lo que dispondrán de autorización exclusiva. Esta autorización impedirá obtener simultáneamente cualquier otro permiso para la misma embarcación en otro embalse distinto. Asimismo, acuerda que todas las embarcaciones que se encuentren situadas en los embarcaderos de La Fernandina, desde el 2 de octubre, fecha de la resolución, quedan automáticamente confinadas.
Ante esto, todo propietario de embarcaciones que pretenda transportarlas fuera del sitio de confinamiento estará obligado a aplicar el protocolo de limpieza y desinfección de embarcaciones y de los útiles para muestreos y trabajos que se desarrollen en los puntos afectados y que se concretan en la web oficial del Organismo de cuenca.
El presidente de la CHG también ha ordenado suspender con carácter temporal la utilización de elementos auxiliares de baño (flotadores, tablas o trajes de neopreno, entre otros), así como el uso de cualquier utensilio que permita la propagación del mejillón cebra, toda vez que insta a que todos los equipos de pesca (botas, neoprenos, vadeadores, redes, aparejos o sensores) que sean utilizados sean también desinfectados de acuerdo con el protocolo.
Tras la resolución de confinamiento, la CHG llevará a cabo los estudios necesarios para conocer la evolución y el alcance de la invasión, poniendo en conocimiento de todos los actores implicados los estudios y sus resultados. También aumentará el número de dispositivos de detección de adultos de mejillón cebra (u otros bivalvos) en este embalse.

El mejillón cebra en la cuenca del Guadalquivir

Originario de los mares Caspio y Negro, en España, esta especie invasora se detectó en la cuenca del Llobregat durante la pasada década de los ochenta y desapareció tras unas crecidas. Desde que en 2001 reaparece en el tramo bajo del río Ebro se ha producido un incremento sistemático de su área de presencia hasta ocupar algunas zonas de la cuenca del Guadalquivir y más tarde en otras cuencas hidrográficas.
La presencia de estas especies invasoras en las aguas de la cuenca, además de ocasionar daños ecológicos, genera graves repercusiones socioeconómicas sobre las actividades que se desarrollan en torno a las aguas del Guadalquivir al anular las captaciones. Aunque las competencias en materia de conservación y protección de estas especies autóctonas y la lucha frente a las invasoras que puedan desplazarlas pertenecen a la Junta de Andalucía, la CHG realiza un destacable esfuerzo no solo en su prevención y control, sino también en la protección y garantía del recurso para los distintos usos que posee la demarcación.
Solo para el horizonte 2018-2021 el Organismo de cuenca está movilizando 1,3 millones de euros en actuaciones en distintas fases de ejecución. Entre ellas, destacan los trabajos que se están desarrollando junto al Laboratorio Ibérico Internacional de Nanotecnología (INL), para la detección precoz del mejillón cebra mediante el análisis de ADN ambiental. Un proyecto en el que el Organismo de cuenca se coloca a la cabeza mundial en el desarrollo de estos sistemas de prevención y control de especies exóticas invasoras en las cuencas fluviales.
Además, con el fin de involucrar a la sociedad civil y hacer pedagogía de esta problemática que afecta a los usuarios el Organismo ha instalado estaciones de limpieza y desinfección de los embalses afectados, ha elaborado publicaciones y cartelería para la divulgación y conocimiento de los nocivos efectos de estas especies y ha desarrollado diversas actividades de concienciación y comunicación a la población para hacer partícipe a la ciudadanía que estamos ante un problema en el que la prevención y colaboración de todos es clave.
Además, en la actualidad, la CHG continúa gestionando la ordenación de accesos a las masas de agua invadidas, el asesoramiento técnico a los afectados, la elaboración de mapas de riesgo y el inventario de instalaciones afectadas.
Entre las últimas medidas tomada por el Organismo de cuenca se encuentran el protocolo de actuaciones firmado junto a la Asociación de Comunidades de Regantes de Andalucía (FERAGUA) con el objetivo de evaluar los tratamientos de control de especies exóticas invasoras (EEI) en las instalaciones de riego.
El acuerdo, con una vigencia máxima de cuatro años prorrogables, establece entre las partes una línea de cooperación para el intercambio de información y conocimiento adquirido por ambas instituciones en el desarrollo de proyectos relacionados con las EEI en el medio hídrico. Este canal bidireccional permitirá que incardinen sus actuaciones orientadas a la protección, restauración y defensa del medio ambiente.