Condena de cinco años al padre que se fugó con sus hijos a Portugal

0
146
Supermercado donde fue detenido el padre cuando estaba junto a los pequeños. Tenía un arma en el coche. FOTO: HoraJaén
Supermercado donde fue detenido el padre cuando estaba junto a los pequeños. Tenía un arma en el coche en Portugal. FOTO: HoraJaén
Publicidad

JAÉN-. A.J.M.C., de 43 años ha sido condenado a cinco años por secuestrar a sus hijos y llevárselos a Portugal desde Alcalá la Real. Así lo ha decidido el Juzgado de lo Penal número 4  que ha condenado a este jiennense que tras discutir en noviembre de 2017 con su mujer, a la que llevaba 20 años maltratando, cogió a sus tres hijos, de 11, 4 y 19 meses, y se fugó con ellos a Portugal para embarcar con destino a Brasil.

La sentencia le retira, además 15 años la patria potestad de sus hijos y le impone la prohibición durante 13 años de entrada, estancia y residencia en Alcalá la Real y 18 de ponerse en contacto con los hijos.  El 20 de noviembre de 2017 tras una discusión, la mujer se marchó de la vivienda y cuando regresó no estaba ni el marido ni los niños. Según la sentencia, el acusado con clara intención de hacer más daño a su pareja y sin autorización de ella, se llevó a los tres menores fuera de la ciudad de Alcalá la Real con la finalidad de llevárselos a su país de origen, Brasil.

El hombre fue capaz de saltarse un control de la Guardia Civil a las afueras de Alcalá la Real y así viajó hasta Albolote (Granada), donde pasó una noche. Antes, paró el coche en una zona apartada y le cortó el pelo a las dos niñas para evitar ser identificadas y no levantar sospecha. Al día siguiente, se marchó a Portugal donde intentó desde una agencia de viajes llevárselos a Brasil, al tiempo que amenazaba a su hija mayor con matar a su madre y a sus abuelos si se enteraban de su destino. Finalmente, el 22 de noviembre, el acusado fue detenido en una localidad de Portugal cuando salía de hacer la compra en un supermercado. En el momento de la detención el acusado portaba en el interior del vehículo, unos grilletes, tres armas cortas y una larga de un único cañón, así como 270.000 euros cuya procedencia no pudo acreditar.