Publicidad

JAÉN.- Comienza octubre y con él el pleno otoño que da paso al frío y, por ello, pensamos en la mejor manera de calentarnos en casa. La biomasa de hueso de aceituna ofrece múltiples ventajas, pero además hay que diferenciar entre los tipos de biocombustibles disponibles para conseguir la forma óptima de dar calor a nuestro hogar. Por ello, la calidad es un gran aval, como la que asegura la certificación A1 de los biocombustibles de Peláez Renovables.

Si hablamos de calderas, necesitamos un producto homogéneo como el que ofrece Piropel Mix, con partículas de tamaños entre 2 y 3,15 milímetros. En el caso de estufas, Piropel Premium es la opción idónea. Ambos productos ofrecen un valor menor al 10% de humedad, homogeneidad, 700 kg/m3 en densidad aparente y un 0,7% de cenizas, lo que los hace óptimos para el consumo en el hogar en función de nuestro equipo instalado.

Con el lema “Quema bien, respirarás mejor», Peláez Renovables pone la atención en la importancia del uso de estos biocombustibles para el medio ambiente, puesto que arrojan un balance neutro de carbono, lo que quiere decir que su combustión no contribuye al aumento del efecto invernadero.

En su catálogo se ofrece, además, su producto básico Piropel, un combustible sin segmentación granulométrica adecuado para grandes consumidores y sectores industriales, que cuenta con un alto poder calorífico y bajo contenido en cenizas. A ello se suma Piropel Fine y Food & Grass, productos eliminados de Piropel, Mix y Premium destinado a otros usos.

Si ya has elegido entre estufa o caldera, solo queda probar los productos Piropel en casa, disponibles a granel, en big bag o ensacado. Experimenta la forma más equilibrada para calentar tu hogar este invierno con Peláez Renovables.