OPINIÓN | «Cuando no me dijiste la verdad»

0
358
Publicidad
POR LUIS HEREDIA, abogado y escritor

Me contabas que nunca te marcharías, que siempre ibas a estar a mi lado.

Pero te fuiste.

Me dijistes cuando me cogías de la mano que las estrellas, el sol, la luna eran parte del universo. Pero no me constaste que ellas siempre iban a estar ahí, tú no.

Y ahora me levanto por las mañanas buscándote, y solo te veo en mis recuerdos.

Te marchaste de mi mano, porque ella vino a por tí. Y yo perdí mi tiempo en cosas triviales, sin importancia. Cuando daría por un abrazo tuyo.

¿Hay alguna forma de volver atrás? Sólo unos días antes de tu partida.

Caminábamos de la mano cuando solo era un niño y ahora te veo todos los días en mis sueños. ¿Por qué me mentiste si me dijiste que siempre ibas a estar conmigo?

¿Cómo es posible que en un segundo, solo en un segundo, se acabe todo?

¿Cuántos besos y abrazos no te dí? Claro, pero yo estaba preocupado por mi día a día, por mi trabajo, por mi ahora no puedo, y ya se me pasaba el tiempo veloz como la vida.

Te fuiste.

Y fuí tan tonto de no pasar un segundo, solo un segundo más contigo.

Porque así somos los humanos. Imbéciles. No sabemos qué es lo importante, no lo sabemos.

Te fuiste y, todos los días te siento a mi lado, sí, a mi lado. Déjame solo un segundo en poder volver a decirte lo que no te dije. Déjamelo.

Hoy te veo en la lluvia, en los amaneceres, en mis momentos malos. Déjame que le diga a nuestra gente, los que todavía andamos por aquí, que esto es solo un momento, un instante. Luego te vas y, como yo, no conseguí dar todos los abrazos que llevo en la mochila de mi alma

Te fuiste.  Y me dejaste tan sólo que solo busco el momento en que te devuelva todo el tiempo que no pasé contigo.