La agricultura, la única que resta parados en agosto

0
138
Publicidad

JAÉN.- Los datos del paro registrado del pasado mes de agosto publicados hoy por el Servicio Público de Empleo Estatal, dejan en Jaén 754 desempleados más. Un aumento relevante comparado con el mes de agosto de 2018 cuando aumentó en 133 personas. Un año más, agosto aumenta el número de desempleados en la provincia y desciende únicamente en el área de Agricultura restando en 627 personas, sin embargo, el resto de áreas suman 1.381.

En este sentido, Joaquín Álvarez, presidente provincial de CSIF Jaén, declara que el verano en Jaén es una mala época para el empleo. “Habría que destacar el área de Servicios que cuenta con 919 desempleados más en el mes de agosto, con todo el potencial que tiene nuestra provincia con el turismo interior. Las Administraciones deben fomentar este turismo, nuestra cultura y gastronomía y trabajar por que el sector Servicios deje de ser el que más parados aporte a Jaén, con casi el 60% del total”. “Además, – continúa – este impulso al turismo interior minimizaría la despoblación rural, problema gravísimo que sufren algunas zonas de nuestra provincia, y que si se trabajara por un fomento específico de estas zonas evitaríamos el nivel de despoblación que aumenta ininterrumpidamente”.

Por otro lado, CSIF indica que la precariedad y la temporalidad siguen siendo las características más destacadas de los contratos de nuestra provincia. De los 28.139 contratos realizados en agosto, solo 556 fueron indefinidos. En comparación con agosto del pasado año se produce una bajada tremenda, ya que en dicho mes se realizaron 1.295 contratos indefinidos. “Asimismo, no podemos estar satisfechos por la bajada anual en 2.260 personas, mientras los contratos indefinidos descienden y los parados solo bajan en el sector agrícola”, concluye.

Con respecto a Andalucía, el sindicato hace hincapié en la brecha salarial que también afecta al número de personas en paro en Andalucía puesto que más de la mitad de las mismas, en torno al 60%, son mujeres. Una cifra que disminuye de manera casi inapreciable en el intervalo de mujeres menores de 25 años donde el paro es de un 57%.