Unas miniolimpiadas cierran la escuela municipal de deportes de verano de La Carolina

0
148
Publicidad

JAÉN.- Diversión, deportes y mucha alegría fueron los ingredientes principales de la clausura de la XXI Escuela Municipal de Deportes de Verano (EMDV) y de la Ludoteca, dos actividades de la Concejalía de Deportes por las que han pasado casi cuatrocientos niños y niñas durante los meses estivales. Ambas constituyen una oferta de ocio para el alumnado más joven que pretende romper con la rutina estival al mismo tiempo que se fomenta la actividad física y la educación en valores desde diferentes ámbitos. 

La XXI EMDV se despidió hasta el próximo año haciendo gala de su esencia: con unas miniolimpiadas al más puro estilo griego. De esta forma, se dio a conocer algunas de las disciplinas olímpicas  a la vez que se hizo hincapié en la historia. Por este motivo, el alumnado se disfrazó de la época. Como en todas las actividades de la EMDV destacó el juego y la diversión sin prestar atención a la parte de competitiva del deporte.  Después, para el cierre del curso, se hizo una fiesta del color previa a la tradicional entrega de diplomas.

“El balance de esta edición ha sido más que positivo. En estos veintiún años, la EMDV se ha ido renovando sin perder el espíritu con el que se puso en marcha, que era ofrecer espacios de diversión, de expansión, de recreación y de socialización en torno a las actividades físicas y deportivas”, explica la concejala de Deportes, Carolina Rodríguez.

Una de las más destacadas, por lo que significa, fue la visita a las nuevas poblaciones de Viña del Rey. Allí, los grupos de 9 a 14 años, en colaboración con el programa ERACIS de transformación de zonas desfavorecidas, realizaron juegos en los que se trabaja en diversidad funcional y, por lo tanto, en sensibilización, respeto y tolerancia. El segundo objetivo fue que los jóvenes de La Carolina conozcan los barrios porque conocer es respetar y entender las características de cada zona. 

En concreto, se hicieron varias estaciones, una de boccia que es un deporte paralímpico, otra de juegos adatados a personas con diversidad funcional visual, y otra con diversidad funcional motórica. 

LUDOTECA

La ludoteca bilingüe, por su parte, también ha cerrado sus puertas. Más de 55 niños han pasado este verano por sus actividades. En palabras de la concejala, la iniciativa se consolidada  como una oferta de ocio para los más pequeños en los meses de verano. 

Los participantes han realizado actividades de todo tipo, como convivencias con la EMDV, juegos de agua, psicomotricidad y, también, acciones culturales, como vistas guiadas por la localidad, al Ayuntamiento, cuentacuentos en la biblioteca, talleres de manualidades, etcétera.

En definitiva, la ludoteca y la EMDV se constituyen como dos programas que no solo ofrecen una programación de ocio saludable, sino que combaten el ritmo pausado del estío y divierten  y enseñan a los participantes.