Publicidad

ENTREVISTA.- Beas de Segura, un pintoresco municipio de Beas de Segura, se hizo en 1975 con el premio Nacional de Turismo de Embellecimiento de Pueblos españoles. A ese motivo de peso para visitarlo se une, desde hace 23 años, otro relacionado con la cultura, la celebración del festival SierraRock, que se aventura a vivir su próxima edición este fin de semana. Hablamos con su director, Eduardo Flores, para saber más de todo lo que acontecerá allí el próximo viernes 23 y sábado 24.

P.- ¿Qué es el festival SierraRock?

R.- El Sierra es una ventana a través de la cuál la cultura llega a Beas (situado en una de las zonas más deprimidas de España, sólo hay que ver las escasas comunicaciones que tiene), y Beas se abre para mostrar su esencia, que es mucha. Van 23 ediciones de un festival, en un pueblo pequeño (de unos 5000 habitantes), y esto sólo es posible con un Ayuntamiento (único promotor) y un pueblo volcado con él.

P.- ¿Cuál ha sido su evolución durante sus 23 ediciones?

R.- Hay un progreso más que notable.  Cuando nosotros (el actual equipo de trabajo) nos quedamos con El Sierra, era un simple concierto de 3 o 4 bandas emergentes (con todo el trabajo que tiene hacer esto, que es bastante) que no avanzaba. Estaba en el momento de “salto o muerte”, y saltamos.

Intentamos ampliar presupuesto, llamando a puertas de Palacios que nunca abrieron, y el Ayuntamiento de Beas tiró para adelante por sí solo, junto a Cruzcampo y algunos sponsors locales. Y empezamos a crecer.

P.- ¿Por qué es un Festival Rural?

En las últimas ediciones hemos ido creando un concepto, el de festival rural, que es una vuelta de tuerca al concepto original e identificativo (festival de música emergente), en el que a la música le sumamos Beas de Segura. Muchos de los que estamos en la organización somos del pueblo, pero trabajamos fuera y nos encanta Beas, lo echamos de menos muy a menudo. Entonces, lo que hicimos fue atraer a nuevos visitantes a través de la música, para intentar impregnarlo de lo que más nos gusta del pueblo. Lo que nos atrae cada verano. Y nos está funcionando, la verdad.

P.- ¿Qué ofrece Beas de Segura al público del festival?

R.-  Va a sonar a tópico, pero ofrecemos una experiencia, rural, eso sí. Nada que ver con las “experiencias” que venden algunos macrofestivales, que se reducen a estar en un secarral con 20.000 humanos. Nosotros ofrecemos la esencia de un pequeño festival, al que añadimos un paraje bonito, una buena gastronomía y muy buen rollo.

P.- Si tuvieras que elegir el recuerdo de algunos momentos importantes o mágicos de estas ediciones. ¿Cuál sería?

R.- Hay muchos. Por ejemplo, el concierto de El Puchero del Hortelano en su gira de despedida, que fue el primer llenazo. El concierto de No me pises que llevo Chanclas, increíble… Pero quizás lo más mágico es cuando ves a las bandas emergentes que han venido al festival, que empiezan a petarlo y aparecen en los carteles de grandes festivales. Algunos ejemplos podrían ser All la Glory, Catorce, Bones of Minerva o las paisanas Uniforms. Y ya no hablamos del “fenómeno Kanka”, que en dos años ha pasado de ganar en La Bolera (donde se celebra el SierraRock) a jugar la Champions…

P.- ¿Qué cartel se presenta para esta edición?

El viernes 23 por la noche se celebra la Fiesta de Bienvenida en la Terraza Valparaíso con los músicos de El Bicho, integrados ahora en un proyecto llamado Connecting Bichos y también estará la banda malagueña Arista Fiera y tras ellos habrá música de deejays serreños.

Música y más en #SierraRock2019

Un minuto y medio, mucha calidad musical.Abre las orejas que se viene el Sierra.#SierraRock2019 #FestivalRural

Publicada por Sierra RockFest en Lunes, 19 de agosto de 2019

El sábado 24 de agosto la mañana comienza con Sierra Kids, actividades para niños, a las 12:00 horas en el Parque de la Virgen de la Paz. Allí a las 14:00 horas comienzan los conciertos, que serán de Kikito Bueno (para mí, el nuevo “Macandé) y después habrá un concierto sorpresa. Por la tarde en la piscina a las 17:00 pinchará Don Gonzalo, regente de la mítica tienda de discos Bora-Bora de Granada.

Por la noche del sábado nos vamos ya al Escenario Cruzcampo. Comenzamos a las 23:30 horas con Zeus, rapero de Beas de Segura afincado en Barcelona, y continúa con una de las actuaciones más esperadas del cartel con El Canijo de Jerez. Tras la actuación del cantante y guitarrista de Los Delinquentes, llega una banda que me parece un descubrimiento, la banda revelación de 2019, Derby Motoreta’s Burrito Kachimba, que hacen lo que ellos mismos llaman “kinkidelia”, un mezcla de psicodelia y flamenco a lo Triana. Seguimos con el pop-grunge a lo Nirvana de Sarajevo ’84 y, para rematar la faena, le hemos dado las llaves del festival a The Nomadubs para que cierre por todo lo alto y con mucho baile el festival.

P.- Además de música, ¿Qué otras actividades hay en el festival?

Como te decía, pensamos en que los más pequeños lo disfruten también y de ahí que creamos el Sierra Kids. Es un festival en el que es fácil ver familias por la mañana y también por la tarde en la piscina e incluso por la noche en los conciertos, por lo que no queríamos dejarlos fuera de la programación, con actividades para que lo disfruten como los que más.

P.- Los conciertos de la noche del sábado son de acceso gratuito, pero existe una pulsera serreña que permite otros extras para los asistentes. ¿En qué consiste la pulsera serreña y dónde puede conseguirse?

Con la pulsera serreña, la experiencia es más completa. Llevarla te da entrada a los conciertos del viernes (sin pulsera sería un donativo de 5 euros), acceso a la piscina viernes y sábado, los días del festival, y también descuentos del 30% en el merchandising oficial del festival (camisetas, totebags) y descuentos en todas las consumiciones de la barra de los conciertos.

P.-  Si todavía hay alguien indeciso, ¿Qué le dirías para que no se pierda este año el festival?

Que vea el cartel, que escuche cada propuesta y que eche un vistazo a las imágenes, vídeos y comentarios en RRSS de otras ediciones… viene seguro. Y ya que viene, que se eche una pellicilla, que en Valparaíso refresca por las noches.