El cine de verano en la Alameda acoge una proyección especial de “Metrópolis” con música en directo

0
215
Publicidad

JAÉN.- El Cine de Verano en Jaén “Fescinal Jaén” proyectará este viernes, 23 de agosto, el filme ‘Metrópolis’, cine mudo que tendrá acompañamiento musical, en directo, a cargo del pianista y compositor de música electrónica, Manuel Morales. Será un acontecimiento único y especial dentro de la programación estival que comenzó el pasado mes de julio y que, cada noche, congrega a decenas de familias y amigos en el Auditorio de la Alameda para disfrutar de las mejores películas, una alternativa de ocio a las calurosas noches de verano en la capital.

“Metrópolis”, es un clásico de Fritz Lang estrenado en 1927, una de las obras capitales en la ciencia ficción, inspiradora de otras películas posteriores, como “El quinto elemento”, de Luc Besson”, o la mismísima Blade Runner, de Ridley Scott, considerada como otro hito en el cine fantástico. “La película está ubicada en un futuro, que para nosotros ya es pasado, que es el año 2000, donde hay una sociedad industrializada, los obreros son muy pobres y la economía está en unos pocos. Una película bonita, de culto, que se proyecta este viernes 23 y que esperamos que vayan todos a verla”, ha afirmado el concejal de Cultura y Turismo, José Manuel Higueras. Este encuentro entre cine y música, que cuenta con la colaboración de Café Kino, brinda a los espectadores la oportunidad de poder vivir la experiencia del cine, tal y como fue en sus inicios, con una música que creará emociones ante la falta de diálogo.

Se trata de una película que tiene como escenario la megalópolis de Metrópolis, donde la sociedad se divide en dos clases, los ricos que tienen el poder y los medios de producción, rodeados de lujos, espacios amplios y jardines, y los obreros, condenados a vivir en condiciones dramáticas recluidos en un gueto subterráneo, donde se encuentra el corazón industrial de la ciudad. Un día Freder (Alfred Abel), el hijo del todoperoso Joh Fredersen (Gustav Frohlich), el hombre que controla la urbe, descubre los duros aspectos laborales de los obreros tras enamorarse de María (Brigitte Helm), una muchacha de origen humilde, venerada por las clases bajas y que predica los buenos sentimientos y al amor. El hijo entonces advierte a su padre que los trabajadores podrían rebelarse.