Dolores murió tras recibir varios golpes en la cabeza con una barra de hierro

0
651
Publicidad

JAÉN.- No había denuncias previas. Nadie esperaba un desenlace así. Pero el matrimonio estaba inmerso en un proceso de separación superados ya los 70 años. Ella 74, él más de 76. En el Barrio de Santa Isabel aún no dan crédito a lo sucedido. Todo el mundo habla maravillas de Dolores López. «Era una mujer buenísima», señalan los vecinos. Una discusión por un teléfono fue el motivo de la pelea entre ambos según las primeras investigaciones de los agentes de la Policía Judicial de Policía Nacional. Tuvieron que acudir al domicilio tras el aviso de sus compañeros que encontraron a la mujer muerta tras el aviso de la hija de la víctima y agresor. Dolores había pasado unos días fuera de casa y había vuelto para recoger algunas pertenencias. Ya no salió más de allí.

El marido se encontraba en ropa interior y con los pies apoyados en una puerta de una habitación contigua a donde se encontró a Dolores. Los agentes tuvieron que forzar la puerta a su llegada porque escucharon ruido. Tenía sangre encima. Él les dijo que llevaba varias horas muerta. Según los primeros indicios  podría ser incluso más de 48 horas aunque la autopsia en el día de hoy dictaminará más detalles. Él, pasará a disposición judicial mañana. En el juzgado número 4 cuya jueza se encontraba ayer de guardia. Es el primer caso de violencia doméstica en Jaén capital desde que se tienen en cuenta estas estadísticas hace ya varios años.