Más de 6.400 estudiantes de Jaén se han beneficiado de la enseñanza del ajedrez

0
102
Publicidad

JAÉN.- Un total de 6.413 alumnos y alumnas de 39 centros docentes sostenidos con
fondos públicos de Jaén han participado durante el curso 2018/19 en el programa
AulaDJaque, una iniciativa de la Consejería de Educación y Deporte que tiene como
finalidad dar a conocer los beneficios de la práctica y enseñanza del ajedrez en el ámbito
educativo.

Para ello, se implementa el ajedrez como una herramienta pedagógica en el aula,
de forma que sea utilizada para ayudar al alumnado en el desarrollo de sus habilidades
cognitivas y socioafectivas. En el pasado curso se han implicado más de 460 docentes.
El juego del ajedrez favorece, entre otras capacidades, la memoria, la
concentración, la toma de decisiones, la reflexión, la visión espacial o el razonamiento
lógico-matemático. Asimismo, desde un punto de vista emocional la práctica de este
juego ayuda a reconocer los errores, a no buscar excusas, a obtener un sentido de logro y
una mayor autoestima o a llevar la iniciativa cuando es preciso, y todo ello tanto dentro
como fuera del tablero.

Dentro de esta estrategia educativa, se desarrollan distintas acciones en el ámbito
de la cultura del juego-ciencia que favorezcan la alfabetización ajedrecística y la creación
de nuevos espacios para el ajedrez escolar. Así, AulaDJaque contribuye a que los
estudiantes conozcan las múltiples manifestaciones que este juego tiene en el arte, la
ciencia, la literatura o la inteligencia artificial.

Cada centro puede desarrollar el programa de la forma que mejor se ajuste a sus
necesidades y características, tanto de forma transversal en varias áreas como de modo
independiente y siempre en horario lectivo.

En la práctica docente, el ajedrez puede relacionarse con todas las competencias
clave. Así, en la competencia matemática, el llamado ‘rey de los juegos’ ayuda a aplicar los
principios y procesos matemáticos en distintos contextos. El juegociencia integra un
espacio (el tablero), un material (piezas) y un tiempo (secuencia de jugadas y turnos) que
permite que el docente pueda plantear problemas y elaborar didácticas matemáticas
como por ejemplo la multiplicación.

En la competencia social y cívica, la enseñanza-aprendizaje del ajedrez en el aula
desarrolla las habilidades sociales del alumnado, mejorando su relación con el entorno y
favoreciendo el diálogo y la resolución de conflictos, mientras que en la competencia
lingüística, la práctica de este juego favorece la comprensión lectora del alumno.
La Consejería de Educación y Deporte ha puesto a disposición de los centros
recursos y materiales como guías didácticas, vídeos explicativos de piezas, libros para el
alumnado adaptados a cada nivel o aplicativos para las pizarras digitales o tableros
murales.

El programa también cuenta con el asesoramiento de un grupo de profesionales
expertos en ajedrez educativo y de profesorado avalado por sus buenas prácticas
docentes; además dispone de un espacio en la plataforma Colabor@, desde donde se
puede acceder a todos estos materiales y que permite la interacción entre todos los
docentes participantes.