La subida salarial de la plantilla del ayuntamiento de La Carolina será efectiva en 2019

0
302
Publicidad

JAÉN.- La alcaldesa de la Carolina, Yolanda Reche, niega tajantemente las acusaciones vertidas por el Partido Popular acerca de la aplicación de la RPT. “Es intolerable que quienes no han apoyado la modificación de la RPT ni su aplicación económica se pongan a defender los derechos de los trabajadores cuando antes nadie ha luchado tanto por ellos como hemos hecho el gobierno socialista, que ha conseguido mejorar los salarios de los empleados y empleadas de la plantilla”, asevera.

En este sentido considera lamentable que la portavoz popular, Elvira Muriana, trate de hacer confrontación política con un tema tan sensible como es el sueldo de la plantilla con el único fin de sacar rédito electoral.

“Si realmente piensan que hay algo ilegal que vayan a un juzgado que es donde se solucionan esos asuntos”, reta la alcaldesa.

Por otro lado, Reche detalla que en el último pleno se aprobó el presupuesto 2019, unas cuentas que ya recogen el incremento salarial, con el voto en contra del PP. 

“El Ayuntamiento comienza ahora el proceso de aplicación, que se realizará de una forma escalonada y conforme al criterio de los técnicos municipales”, afirma al tiempo que añade: “Los derechos económicos se reconocerán desde enero de 2019”.

La aplicación del valor del punto en la RPT supone un éxito en el momento en el que la Ley Estatal congeló cualquier incremento salarial. Lograrlo ha sido el resultado “del esfuerzo y trabajo” conjunto entre la Corporación Municipal, los sindicatos CCOO y CSIF y los técnicos municipales. Además, según señala la alcaldesa, también ha sido posible gracias a una sentencia de una trabajadora que abrió la puerta a que otros reclamaran por vía administrativa.

Ante una crítica, a la que también se ha sumado Adelante La Carolina, Reche insiste en que su objetivo ha sido desde el primer momento posibilitar unos sueldos dignos para la plantilla municipal por lo que censura que se trate de manipular a los trabajadores y a la opinión pública con “datos falsos”.