El Supremo avala el despido de Agustín Rodríguez de UPA en 2015

0
333
Publicidad

JAÉN.-  «UPA es una Organización garantista que cumple con la legalidad vigente en todas sus actuaciones». Son las palabras del secretario general en Jaén, Cristóbal Cano, al conocer el auto del Tribunal Supremo, que reconoce la firmeza de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) y que avala el proceso de cese, expulsión y despido de Agustín Rodríguez. Un auto contra el que ya no cabe recurso alguno y que da la razón, definitivamente, a UPA cerrando así la vía judicial abierta por que fuera máximo responsable de UPA Andalucía y UPA Jaén después de su cese y el posterior proceso interno de expulsión y despido.

Con este auto, UPA gana no solo la batalla judicial, sino también la moral. «Con toda la sucesión de procedimientos judiciales desde noviembre de 2015 no solo se nos da la razón en los litigios, sino que se confirma que los hechos que originaron este proceso de cese, despido y expulsión eran plenamente justificados». Y ha quedado manifiesta la subordinación de las estructuras provincial y regional a la UPA Federal, que actuó correctamente en defensa de los intereses de la Organización y de sus afiliados y afiliadas.

«La Justicia, una vez más, nos da la razón. Pero, ahora, no es una sentencia cualquiera, sino un auto del Tribunal Supremo que avala la legalidad de todas nuestras actuaciones. Para nosotros es una magnífica noticia, porque se demuestra que cumplimos la ley, que somos una Organización garantista en todos nuestros procedimientos, ya sean laborales, sindicales o jurídicos. Este auto cierra una fase judicial que algunos han querido alargar durante tres años con la intención de hacer daño a la Organización. Han buscado, en todo momento, el quebranto económico de UPA y ahora ven cómo no tienen derecho a una indemnización de 86.000 euros. Dinero que estaba depositado y que nos será devuelto. Pero también han querido desprestigiar a la Organización, y no lo han conseguido por cuanto seguimos siendo una Organización de referencia para los agricultores jiennenses», explica Cristóbal Cano. 

En el auto se reconoce «La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (….) señala que no se puede afirmar que la relación del actor (Agustín Rodríguez) con UPA Andalucía y UPA Jaén sea laboral, pues no concurren las notas de ajenidad y dependencia típicas de la presentación laboral. En efecto, el actor, como miembro de la comisión ejecutiva y secretario general de las organizaciones, era el que tenía capacidad de decisión sobre la marcha de las mismas. Sin que a ello obste el que realizara alguna tarea administrativa por iniciativa propia».

Igualmente, añade: «Agustín Rodríguez, en su condición de miembro del comité ejecutivo de UPA Andalucía y en el ejercicio de sus funciones de director general y presidente ejecutivo de UPA Jaén, suscribió varios contratos en los que figura como representante de la empleadora y empleado. Se valora especialmente que el actor no estaba sometido al poder rector de las codemandadas y que ostentaba amplios poderes inherentes a sus cargos. Sin que la realización de algunas tareas administrativas por propia iniciativa del actor obste a la exclusión del carácter laboral de la relación».

En la resolución, el Tribunal Supremo sostiene: «Las precedentes consideraciones no quedan desvirtuadas en modo alguno por lo que la parte esgrime en su escrito de alegaciones, en el que insiste en sus pretensiones y en que se ha dado cobertura a las exigencias legales del recurso, pero sin aportar datos relevantes que desarticulen las divergencias apreciadas por la sala». De ahí que la Sala declara «la inadmisión del recurso de casación interpuesto por Agustín Rodríguez contra la sentencia dictada por la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía con sede en Sevilla de fecha 26 de abril de 2018 (….). Se declara la firmeza de la sentencia recurrida (…). Contra este auto no cabe recurso alguno». 

Por último, Cristobal Cano señala que, “con el portazo judicial dado al antiguo secretario general de UPA Jaén queda claro que el daño que ha intentado hacer en la honorabilidad, legalidad y buen nombre de nuestra Organización no ha conseguido ejecutarlo. Y como epílogo final de este triste episodio, desde la actual Comisión Ejecutiva de UPA Jaén, nos quedamos con lo que venimos haciendo desde nuestra entrada a la dirección de la Organización, que estamos aquí para trabajar por los agricultores y ganaderos de la provincia y sirviendo a la entidad, no para servirnos de la misma ni apropiarnos de ella. Nadie está por encima de la Organización”.