La fiesta de la Batalla de Navas de Tolosa saca a la calle a los vecinos

0
227
Publicidad

JAÉN.- Las calles de Navas de Tolosa se vistieron de gala, el pasado fin de semana, con la celebración de las Fiestas Conmemorativas de las Batalla de Navas de Tolosa y los actos en honor de la Virgen del Carmen. Han sido tres días en los que los vecinos y vecinas han podido disfrutar de un amplio abanico de actividades que van desde lo lúdico hasta lo religioso. 

“La gente ha salido a la calle para disfrutar de las fiestas y de los actos. Una vez más, hemos echado mano de la historia para poner en valor nuestro pasado y haciéndolo llegar a toda la ciudadanía. La programación ha sido diversa”, afirma la alcaldesa. 

Las celebraciones comenzaron, el viernes, con la tradicional fiesta de la espuma para niños y mayores. Además se organizaron verbenas, concursos, talleres, colchonetas, teatro, una yincana multiaventura y hasta el particular viaje al pasado con la apertura del tradicional mercado medieval.

En concreto, este año, el mercado ha traído una multitud de eventos, como la exhibición de cetrería, el taller de huellas de la naturaleza, el paseo de reptiles por el mercado o el espectáculo de danza del vientre con Helena Rull. 

Las fiestas conmemorativas de la Batalla de Navas de Tolosa coinciden además con los actos en honor de la Virgen Del Carmen. A las nueve y media de la mañana tuvo lugar el recibimiento de la Cofradía de Ballesteros de la Vera Cruz de Vilches que acudieron con los trofeos de la batalla custodiados por la ciudad de Vilches y acompañados por la Asociación de Caballistas “La Zalea”. 

Tras este recibimiento se procedió a la ofrenda floral de la Santa Cruz en la Plaza de la Iglesia. A la una del mediodía se celebró la Solemne Eucaristía tras la que se degustó el tradicional ponche y paella. 

Finalmente a las nueve de la noche un centenar de personas asistieron a la Solemne procesión de la Virgen del Carmen, llevada por costaleras y  acompañada por la Asociación Musical “La Banda del Mere”.  Alrededor de las diez y media de la noche, la Patrona se encerró en su templo dando así fin a estas tradicionales fiestas.