Noventa pacientes se benefician de una técnica vascular que Jaén lidera en Andalucía

0
673
Publicidad

JAÉN.- Cerca de 90 pacientes se han beneficiado hasta el momento de una técnica vascular para miembros inferiores, denominada stent periférico biomimético, en cuyo uso y colocación ha sido pionero el Hospital Universitario de Jaén en Andalucía. El centro hospitalario lidera el ránking andaluz en cuanto al número de pacientes beneficiados por esta técnica, que permite una mejor calidad de vida a usuarios con riesgo de amputación.

La isquemia crónica de miembros inferiores, conocida coloquialmente como enfermedad del escaparate, es un proceso en el que existe una falta de flujo sanguíneo en miembros inferiores, lo que hace que cuando se camine una determinada distancia se produzca una molestia habitualmente en músculos gemelares de miembros inferiores, debido a la falta de oxígeno.

Esta enfermedad presenta un espectro amplio que va desde una molestia al caminar, hasta el dolor al movilizarse unos metros, o incluso el dolor sin caminar, y es la antesala de úlceras o gangrena en una pierna, que deben tratarse adecuadamente para evitar amputación.

Esta afectación, que se encuentra sobre el sustrato de la arteriosclerosis, es directamente causa del envejecimiento, enfermedades como la diabetes o insuficiencia renal, pero se encuentra agravada por factores de riesgo controlables como el hábito tabáquico, hipercolesterolemia e hipertensión.

El servicio de Cirugía Vascular del Hospital Universitario de Jaén ha realizado estudios sobre el tratamiento de lesiones calcificadas complejas (los depósitos de calcio en las arterias complican su tratamiento), con nuevos dispositivos para abordarlas y ha presentado a la comunidad científica la serie de pacientes tratados con un dispositivo de stent periférico biomimético, cuya serie mayor a nivel andaluz es la que dispone el equipo al que pertenece el cirujano Javier Martínez.

En dicha serie, “que refleja el mundo real de pacientes a los que se enfrenta el cirujano vascular, constata permeabilidades en torno al 90% en lesiones complejas, lo que, sin duda, arroja esperanza a este tipo de pacientes que pierden una importante calidad de vida tras una amputación mayor. Y no solo ellos, sino también su entorno como familiares que ven alterada su vida familiar, junto a los recursos sanitarios necesarios para ellos”, ha señalado.

“Es pues fundamental la prevención y el tratamiento precoz en fases iniciales para conseguir no llegar a estos extremos. Para ello, la visita precoz y el diagnóstico diferencial realizado por un cirujano vascular experto es fundamental para establecer la línea basal desde la cual hay que iniciar y tratar a los pacientes para mejorar su calidad de vida”, ha enfatizado.

Junto a los dispositivos stent, Javier Martínez, ha hecho hincapié en el empleo del ecodoppler intravascular IVUS como método de diagnóstico y calidad en los procedimientos de reparación endovascular realizados, hecho que también lidera a nivel andaluz.