Tres metales más del Sugar Ray Jaén, para terminar la temporada

0
100
Publicidad

JAÉN.- Tras el mítico debut profesional de Esaú Castillo Romerito II, el 22 de junio en la capital; el equipo Sugar Ray se desplazó a Valladolid al Torneo Jóvenes Valores, que cada año aglutina a las más prometedores atletas del panorama nacional, pero solo en categorías School Boys (edades entre 12 y 14 años) Júnior (edades entre 15 y 16 años) y Jóven (edades entre 17 y 18 años), celebrado entre el 27 al 30 de junio en La Academia de Caballería de Valladolid.

El Sugar Ray acudió con cinco atletas: Alejandro Portillo en -52 kg categoría Júnior, que hizo su segundo combate contra el experimentado Ander Beltrán, quien hizo notar su veteranía en el último asalto, ya que Alejandro había recuperado el segundo, terminando por perder en un duelo de gran altura.

En -75 kg en categoría Joven debutaba el boxeador jiennense Gonzalo Maral Rosa, contra Adrián Navalón Martín con 16 combates en su haber; que consiguió la victoria frente al debutante del Sugar Ray que protagonizó un combate con toda la intención y convencimiento en sus posibilidades. A las finales consiguieron llegar tres de los cinco atletas presentados por el Sugar Ray: el linarense Juan de la Cruz que no pudo llevarse el oro por una lesión en su brazo derecho propinada en semifinales; Ranya El Katani Moujahid que arrasó a su rival valenciana en la final, siendo esta incapaz de reaccionar frente a la potencia y agresividad de la púgil del Santo Reino y de manera incomprensible los jueces decidieron darle perdedora de manera dividida, y Carmen González Ortega que tras un complicado primer asalto, reaccionó en el segundo y tercer asalto, sobrepasando a la extremeña Irina García Rollán, y llevándose el oro.

-Los resultados son muy positivos- nos comenta Raúl Buendía- porque hace entender la progresión de sangre nueva del club, y el nivel tremendo de un club humilde de una ciudad con pocos miles de personas. Pero la calidad humana de los atletas y su capacidad de trabajo y esfuerzo, hacen al Sugar Ray un club en el que tiene un futuro de jóvenes valores de alta calidad, en un torneo al que estaban inscritos 175 personas.