Éxito de la primera edición de los “Premios Ágora”

0
156
Publicidad

JAÉN-. “Aunque queda mucho por hacer, sí que hay personas, entidades y centros educativos que han entendido y saben atender las altas capacidades de niños y niñas en la provincia”. Con estas palabras, la presidenta de la Asociación Ágora Altas Capacidades Jaén, Ana Bueno de la Rosa, resumió el objetivo de la primera edición de los Premios Ágora, unos galardones con los que la asociación quiere dar una visión positiva de las altas capacidades intelectuales. Con los premios se reconoce a quienes han dedicado su tiempo y su esfuerzo a esta necesidad educativa especial que tienen más de 1.200 niños y niñas de la provincia y que, “como toda necesidad educativa especial, debe de ser atendida correctamente”.

Los premiados son el IES Jándula de Andújar; el Colegio Andrés de Vandelvira de Jaén; las profesionales Ana María Herrera Tobaruela, Inmaculada Basterrechea Aranda e Isabel Millán Santiago; el CEP de Jaén; el programa Hypatia de la Universidad de Jaén; la Diputación Provincial; el Ayuntamiento de Andújar; la empresa Bioliza de Energías Renovables y la anterior presidenta de Ágora, Leonor Lázaro Benavente.

El acto de entrega de los reconocimientos, celebrado ayer, día 14 de junio, fue la clausura de un curso cargado de actividades. Entre otros, programas de enriquecimiento curricular (robótica, ciencias, filosofía para niños, estimulación cognitiva…), escuelas de padres, convivencias o atención personalizada a los niños y familias. Se celebró en el Centro Del Profesorado de Jaén (CEP), al que la asociación agradece su disposición y atención continua. La celebración contó con la presencia de la vicepresidenta de la Diputación Provincial de Jaén, Pilar Parra; la vicerrectora de Estudiantes de la Universidad de Jaén, Encarnación Ruiz Ramos; la coordinadora provincial de Formación del Profesorado de Jaén de la Delegación de Educación, Patricia Huertas Mesa, así como con los principales directivos del  CEP de Jaén. Asistieron más de un centenar de padres y madres, profesores, orientadores y especialistas en altas capacidades y más de cincuen ta niños y niñas de la asociación y de otros centros educativos.

Durante el acto se entregaron también diplomas a los niños que han asistido a alguno de los PECAI (programas de enriquecimiento curricular) celebrados este año en la asociación Ágora y se impartió la charla “La importancia de la respuesta educativa en las altas capacidades” a cargo de Antonio Cruz, coordinador del equipo técnico de la Delegación de Educación y Cristina Ruth Martínez Aparicio, especialista de la Delegación en Altas Capacidades.

Se presentaron también los PECAI o Programa de Enriquecimiento Curricular para Altas Capacidades impartidos en los centros La Pandera de Los Villares y el IES de Villargordo y se conoció uno PECAI extraescolares realizados por Ágora, el programa Despierta, impartido por la especialista Juana María Robles.

Con esta actividad, la Asociación Ágora pretende reconocer el trabajo realizado por centros educativos, docentes y entidades en pro de las Altas Capacidades, el “hermano olvidado” en la Educación y cuya visibilidad, normalización e integración en los programas educativos es fundamental. Ana Bueno de la Rosa, presidenta de Ágora, confía en que poco a poco los centros educativos de la provincia tomen ejemplo de los que sí trabajan las Altas Capacidades.

“Esperamos que el año que viene haya tantos ejemplos de centros que trabajan por los niños de alta capacidades que tengamos que hacer dos ediciones de los premios”, bromea.

La provincia de Jaén cuenta con 1.225 niños a los que se les han detectado Altas Capacidades Intelectuales, de los que 255 residen en la capital. Según algunos estudios, más del 40% de los niños y niñas no recibe ningún tipo de atención específica, ni por parte del centro educativo ni en el seno familiar. Asociaciones como Ágora trabajan desde hace más de cuatro años para dar visibilidad a los niños y niñas con esta especificidad intelectual, ofrecerles actividades de enriquecimiento, orientar a las familias y actuar de interlocutora con las administraciones, entre otras tareas.