El PSOE de Jaén obtuvo grandes resultados en barrios tradicionalmente de la derecha

0
140
Publicidad

JAÉN.- El candidato del PSOE a la Alcaldía de Jaén, Julio Millán ha comparecido esta mañana para valorar los resultados electorales y ha manifestado su satisfacción por el crecimiento notable experimentado este 26M por los socialistas. Ha explicado que el PSOE ha ganado en siete de cada 10 mesas electorales de la ciudad y ha crecido desde el pasado diciembre más de 14 puntos. “Estamos agradecidos a la gente que ha confiado en nosotros y satisfechos por el trabajo realizado para trasladar y compartir nuestro proyecto para Jaén con la gente”, ha dicho.

En este sentido, además de conseguir el objetivo de ganar las elecciones, una cuestión que el PSOE no lograba desde 1987 el candidato se siente satisfecho “porque hemos cumplido el objetivo más importante, que es el de contagiar la ilusión y el optimismo a Jaén. Lo hemos repetido, esta ciudad tiene futuro y posibilidades y ese optimismo se ha visto en estas elecciones, y lo seguimos viendo la gente a día de hoy, que nos pregunta por si vamos a culminar el cambio que nos han pedido en las urnas”, ha dicho.  

Así, el socialista ha indicado que el PSOE ha crecido 3.700 votos, Ciudadanos 2.100 y el PP ha perdido 7.000, lo que supone hablar de que un tercio de su electorado con respecto a 2015 no lo ha votado en esta ocasión. “Por tanto, el mensaje que nos mandan las urnas es el de que hay dos partidos que suman y uno que resta, que ha sido rechazado por la ciudad de Jaén, que no lo dice el PSOE, lo han dicho las urnas; con estos resultados no se entendería que se decida lo contrario a la voluntad popular. Si hay un gobierno que garantiza la estabilidad en el Ayuntamiento de Jaén, esa que tanto necesita, es la que proporciona un gobierno con el Partido Socialista”, ha señalado Millán.

El candidato ha señalado que además de todas esas señales hay otras bien claras: “En el PSOE tenemos ganas de gobernar, un candidato que tiene ilusión y se compromete al 100% mientras que en el otro lado, y la ciudadanía lo ha palpado, hemos visto a un candidato que ha gobernado la ciudad con desgana, hastío y apatía y que ha hecho una ‘no campaña’.

Así, ha aludido a la situación de la ciudad con el PP, destacando el descontrol en las concesionarias, un transporte público blindado con una concesión de 1954, un servicio de mantenimiento urbano ahogado, la catastrófica situación del urbanismo, la falta de interés en adecuar los barrios, las instalaciones deportivas o apostar por la cultura mientras se producían casos de corrupción como Matinsreg, por el que se han emitido facturas falsas por más de 4 millones de euros. “Este panorama hace inexcusable un cambio en la ciudad y es el momento de acometerlo”, ha dicho.