Publicidad

JAÉN.- El presidente de la Diputación Provincial en funciones, Francisco Reyes, ha asistido esta mañana a la concentración convocada por COAG (Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos) y UPA (Unión de Pequeños Agricultores) en protesta por los bajos precios en origen del aceite de oliva, una manifestación que ha tenido lugar en el entorno de la Plaza de la Concordia de la capital jiennense y en la que Reyes ha planteado que para alterar esta situación se “incremente el esfuerzo en la promoción del oro líquido, haya controles para que el consumidor obtenga lo que está pagando y también se pongan en marcha mecanismos de autorregulación que contribuyan a que el precio del aceite de oliva sea justo para los agricultores”.

Francisco Reyes ha “felicitado a las organizaciones agrarias convocantes y también al resto de colectivos ligados a esta manifestación en un momento en que el sector del aceite de oliva en general, y por supuesto el de Jaén, vive una situación de dificultad con precios pagados en origen que están muy por debajo de los costos reales de producción del aceite en muchos de los olivares de la provincia Jaén”. Por ello, considera “necesario que se realicen acciones como la que hoy se ha desarrollado”, una protesta “pacífica con la que trasladar la inquietud y la preocupación del sector”.

Para el presidente de la Diputación en funciones, con esta concentración “queremos exigir a las distintas administraciones” que se adopten distintas medidas, entre las que ha apuntado desde el aumento de la promoción de este producto hasta que se produzcan más controles para que el consumidor se lleve a su casa lo que paga o también que se impulsen mecanismos de autocontrol que permitan colaborar a que el aceite de oliva tenga el precio que necesitan los productores.

Pese a la necesidad de reclamar y conseguir la aplicación de estas propuestas, Reyes ha enfatizado que “todo esto no puede ser una excusa para los agricultores, que deben ser conscientes de que si quieren que las cosas cambien no pueden seguir haciendo lo mismo”. En esta línea, ha puesto en valor que “es un sector que ha hecho un gran esfuerzo de inversión de sus beneficios en la mejora de las infraestructuras agrarias, en la mecanización de sus tareas agrícolas, en las almazaras, pero hay que dar pasos adelante también para que el aceite de oliva tenga un precio justo en una provincia como la nuestra donde este cultivo ayuda a fijar la población al territorio”.