Charla sobre las altas capacidades en el CEIP Carlos III de La Carolina

0
159
FOTO ARCHIVO
Publicidad

JAÉN.-La asociación Ágora Altas Capacidades Jaén celebró, en el CEIP Carlos III de La Carolina, otro de sus talleres en los que pretende despertar talentos, desmitificar el mundo de altas capacidades intelectuales y desmontar mitos y falsas ideas que aún se mantienen al respecto. La iniciativa se enmarca en un programa de información, orientación y sensibilización que el colectivo está desarrollando en varios puntos de la provincia y que cuenta con el patrocinio de la Diputación Provincial.

La alcaldesa, Yolanda Reche; una representante de la Asociación Ágora Altas Capacidades, Leonor Lázaro; la jefa de estudios del CEIP Carlos III, María del Carmen Ruiz, y el especialista Juan Molina Hernández inauguraron la sesión. “No nos basta con decir  con orgullo ‘mi niño o mi niña es muy listo’ y pensar que, con eso, todo estará arreglado. Las personas con altas capacidades tienen unas necesidades específicas y de detectarlas a tiempo, depende en gran medida que lleguen a tener éxito en la vida”, aseveró Reche, que añadió: “Es importante que las Administraciones, cada una desde su área competencial, nos impliquemos y abramos todos los recursos de que disponemos. Es una tarea amplia que debe comenzar por todos los estamentos de la sociedad, desde las familias hasta los maestros”.

La charla fue de acceso libre y, en la misma, se dio a conocer la Asociación de Altas Capacidades Ágora con el objetivo de que todos los niños y niñas de la provincia puedan beneficiarse de Programas de Enriquecimiento independientemente del lugar donde vivan. En este sentido, el colectivo puede realizar talleres específicos en La Carolina siempre que haya un número mínimo interesados.

Juan Molina Hernández, experto en Identificación en Intervención en altas capacidades, habló sobre la importancia de identificar las altas capacidades (identificación y evaluación) así como la intervención en altas capacidades: tanto desde el punto de la atención dentro de la familia como la atención social y la de los centros educativos.

Tal y como se puso de manifiesto, en Jaén hay detectados unos 1.250 casos de altas capacidades, aunque se estima que hay al menos otros tantos que pasan desapercibidos. Pese a que cada vez se identifican más casos gracias a los protocolos establecidos en los centros escolares, muchos de ellos no son atendidos como establece la normativa, lo que puede derivar en fracaso escolar e incluso problemas de tipo psicológico. En entornos urbanos, por otra parte, los padres suelen tener a su alcance actividades y recursos, al margen de los colegios, para satisfacer las necesidades de sus hijos. Esos recursos están en muchas ocasiones a bastantes kilómetros de las familias que viven en pequeñas localidades.