Mónica Rueda relata su carrera deportiva ante el alumnado de institutos de La Carolina

0
57
Publicidad

JAÉN-. Cuando crees en lo que haces, todos los obstáculos pueden salvarse. Ese fue el mensaje que lanzó ayer la ex jugadora de hockey de hierba Mónica Rueda al alumnado de los institutos Juan Pérez Creus, Martín Halaja y Pablo de Olavide de La Carolina. La deportista de alto rendimiento compartió con los jóvenes una conversación en el que les resumió su trayectoria vital, les contó las alegrías y las decepciones sufridas en la carrera y, cómo no, hizo hincapié en la cultura del esfuerzo. 

La ponencia se enmarca en “Mujer y Deporte”, un programa de la Concejalía de Igualdad que pretende poner en valor el deporte femenino a la vez que se trabaja sobre los estereotipos y machismo que giran en torno al deporte.

Nacida en Alcalá la Real, Mónica Rueda, ha sido jugadora de la selección española de hockey categoría sub-18, sub-21 y durante muchos años pieza clave de la selección absoluta. En la actualidad, es jugadora de la selección española master +40. Ha participando de copas de Europa, campeonatos del mundo (ha sido subcampeona mundial) y de dos olimpiadas, Atlanta (su primeros JJOO) y Atenas. Es licenciada en Ciencias de la Actividad Física y, en la actualidad, combina su pasión y talento para el hockey y su vida profesional en un centro educativo.

La deportista fue recibida en el Ayuntamiento por la alcaldesa, Yolanda Reche, y, después, la concejala de Deportes, Carolina Rodríguez, la acompañó al Centro Cultura para mantener el encuentro con el alumnado. “Mónica engloba todos los valores del deporte en ella misma. Superación, esfuerzo, entrega, talento, responsabilidad, compañerismo, perseverancia… Se empeñó en ser grande y lo es”, afirmó Rodríguez.

Mónica Rueda repasó ante los estudiantes cada uno de los hitos de su carrera. De esta forma, explicó como, desde muy pequeña, se había sentido atraída por el hockey. Sin embargo, en un principio, se encontró con la oposición familiar, pero sus fuerzas para luchar por su sueño no se apagaron. Explicó cómo se apuntó en el equipo de Alcalá la Real y cómo consiguió su primer palo de hockey con el dinero conseguido durante los fines de semana. 

“En mi familia defendían que tuviera que estudiar. No entendían que yo quisiera dedicarme al  deporte. Todo cambió cuando el seleccionador nacional llegó a Alcalá la Real y me quiso fichar. Entonces tenía 16 años y me marché a Madrid. Tuve que compaginarlo con mis estudios, separada de mi familia y, al final, llegué donde siempre había querido tener. Ahora mi padre, tiene un espacio en casa con todos mis recortes de prensa y títulos”, recordó.

El relato de Rueda fue el de una mujer con una vida marcada por el esfuerzo, por los sacrificios personales, por apostar todo por un sueño, pero que, con mucho trabajo, se hizo realidad. 

La concejal de Deportes alabó su gran dedicación y valentía a la hora de luchar por su vocación. “Creo que se merece este reconocimiento, porque es un ejemplo para todos”, dijo.