OPINIÓN | «Los jiennenses sí queremos debates»

0
197
Publicidad

POR MIGUEL ÁNGEL GARRIDO

La portavoz municipal de nuestro ayuntamiento, indicó que el Partido Popular sólo acudiría a un debate en la campaña electoral, que sería el organizado por la Agrupación de Prensa (aunque ayer sí acudieron al debate de Canal Sur). Resulta muy curioso que el equipo de gobierno de estos últimos ocho años, no quiera dar la cara en todos los debates que se propongan. Imagínense que un empleado no le diera explicaciones a su jefe de los trabajos realizados, es el mismo caso, porque los ciudadanos somos los “jefes” y los políticos son los “empleados”, que tienen su sustento económico gracias a los impuestos que pagamos todos los jiennenses. 

Quizás sea difícil de explicar que miembros de su partido están inmersos en procedimientos judiciales relativos a la mala gestión municipal de nuestra ciudad, que tenemos la ciudad más sucia de España, tenemos la mayor tasa de desempleo a nivel nacional, que los emprendedores solo encuentran obstáculos en la administración local, que nuestros niños no tienen espacios adecuados para poder divertirse, que nuestras calles y carreteras sean más propias de un camino de campo, que han dejado una ciudad sin ocio, en resumen, que han demostrado en estos ocho años de desgobierno que no quieren a esta ciudad.

Pero los jiennenses no somos de rendirnos, no somos conformistas, sabemos que tenemos un gran diamante en bruto y que sólo necesitamos que existan políticos que quieran dar luz a ese diamante. Como dijo Einstein “si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”. Los jiennenses tenemos el poder que nos otorga la democracia en forma de voto, quienes nos han llevado a esta situación no son los más adecuados para revertir la misma. El voto tiene que ser una “confianza prestada” con una duración de cuatro años.

El 26 es el día de poner los cimientos para cambiar Jaén, tenemos todos los requisitos para ser una gran ciudad, sólo nos falta que quien la gobierne, quiera a nuestra ciudad y actúe como como si de sus propios hijos se tratase.