El Hospital de Linares forma a 16 profesionales para evitar agresiones

0
207
Publicidad

JAÉN.- El Hospital San Agustín de Linares ha completado el primer ciclo formativo de profesionales para saber actuar ante comportamientos violentos de usuarios y evitar agresiones o minimizar sus consecuencias. La Dirección General de Personal del SAS ha diseñado una actividad formativa de 20 horas de duración, e incide en evitar situaciones hostiles, gestionando adecuadamente el comportamiento violento con la premisa básica de ganar el tiempo suficiente para salir de la situación conflictiva. Para ello, se ha contado con la colaboración de profesionales de Instituciones Penitenciarias.

Esta formación permitirá dotar a los profesionales de técnicas para enfrentar las situaciones de agresión, procurando disuadir al agresor a través de habilidades en comunicación, asertividad y manejo de emociones. Se les proporciona herramientas para reducir la tensión y se fomentan sus habilidades para afrontar y gestionar agresiones. En un estadio primario, se puede evitar una potencial agresión si el profesional actúa adecuadamente por lo que es fundamental que sepan detectar las pautas del comportamiento violento.

En este sentido, la concienciación de la población sobre el efecto que producen las agresiones a los profesionales será uno de los elementos principales. Durante este año, se pondrá en marcha una campaña divulgativa en la que se incidirá en mensajes como ‘tolerancia 0 a las agresiones’ y las consecuencias que estos episodios pueden tener para el agresor.

Estas iniciativas se trasladarán para su valoración y desarrollo a la mesa de trabajo para la prevención de agresiones a sanitarios formada por miembros de la Consejería de Salud y Familias, Servicio Andaluz de Salud (SAS), colegios profesionales, sindicatos, asociaciones de pacientes, interlocutores policiales sanitarios y la asociación de Letrados de la Administración Sanitaria de Andalucía.

Interlocutor policial y sanitario

La Consejería de Salud y Familias ha impulsado además la creación de las dos figuras de interlocutor policial y sanitario que ha supuesto un punto de encuentro de trabajo a nivel provincial para impulsar la prevención de agresiones en el ámbito sanitario. Se trabaja así, desde una vertiente muy práctica y sobre la base real del terreno junto con las direcciones gerencias de los centros sanitarios, para prevenir las agresiones y mejorar la atención al personal que las sufre.

La colaboración de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado se ha traducido además en sesiones informativas y formativas impartidas en cada provincia al personal de hospitales, centros de salud y consultorios, coincidiendo en sus objetivos con las distintas actividades formativas que ya están en marcha.