Publicidad

PROVINCIA.- Naturaleza, un enclave único, patrimonio y alta cocina son las claves para celebrar una boda en Cortijo Madroño. Ubicada a tan sólo diez minutos de Martos, sus instalaciones históricas son el encuadre idóneo para tener una ceremonia especial y única.

El Cortijo el Madroño es un cortijo andaluz de la Ruta Nazarí, conservado con elegancia y respeto por todo su patrimonio. La entrada a través de un carril bordeado de cipreses, almendros, pinos y granados es la bienvenida perfecta para seguir hacia alguno de sus múltiples patios para celebrar el cóctel, tras la ceremonia en la Ermita de la Virgen del Perpetuo Socorro, situada allí mismo.

Rodeado por frondosos jardines y un patio de palmeras, pinos y plantas ornamentales, habitados por pavos reales, donde la tranquilidad, la vegetación y el sonido de la fuente evocan las maravillas de los palacios arábigo-andalusíes, decorados con la elegancia y sobriedad que requiera la celebración de un banquete inolvidable.

La amplia explanada con fachada de piedra y ventanales de antiguo enrejado está salpicada por recios portones que dan paso a dos amplios salones. Por un lado, el salón de las caballerizas formado por bóvedas de medio punto, con columnas y arcos de ladrillo y piedra. El otro salón formado por un bello artesonado de madera en el techo, dos plantas con patio interior, revestido con vigas antiguas, y una balconada desde donde se contempla un inmenso mar de olivos.

Toda tu boda gestionada fácilmente

Además de estas preciosas instalaciones, Cortijo el Madroño tiene todo lo que necesitas acerca de decoración para bodas, organización del evento, coordinación, asesoría de proveedores y consultas puntuales para que no dejes nada en el aire y tampoco tengas que preocuparte por todos los detalles.