Publicidad

TURISMO.- El oleoturismo se ha confirmado como una vía alternativa para el turismo de alto nivel no sólo europeo, sino también oriental y americano. Prueba de ello fue la presencia de Cortijo El Madroño en la pasada edición de Fitur. Participando junto al Ayuntamiento de Martos y con la Diputación Provincial de Jaén en el pabellón número cinco que albergaba la provincia, fue la iniciativa ideal para dar a conocer los placeres turísticos y experiencias únicas en un entorno sin par.

El Cortijo El Madroño se sitúa en la ruta Nazarí y en la ciudad romana de Tucci (actual Martos). Su edificación data de antes de 1890, por lo que se trata de uno de los cortijos que enseñorearon la campiña marteña.

Allí esperan recibir, ya a finales de este mes, a nutridos grupos de turistas provenientes de países como Japón, Italia, China o Alemania. El perfil de turista es el de una persona que decide pasar una media de veinte días en el país con paradas obligatorias bien en Córdoba o Granada. Entre esos puntos clave se encuentra el Cortijo El Madroño, que con su variada oferta de oleoturismo ha conseguido que estos visitantes lleguen también a la provincia.

Durante la experiencia, los turistas podrán visitar no sólo el espectacular cortijo, sino además del Museo dedicado al Aceite que en sus instalaciones alberga. A ello se suma la cata de aceite en la que conocerán no solo las bondades de la variedad local, la Picual, sino también a distinguir entre otras muchas, como la Arbequina o la Cornicabra, con objeto de que les sirva como aprendizaje. Cansados muchos de ellos de interminables catas de vino en nuestro país, la propuesta de Cortijo El Madroño se presenta para ellos como una oportunidad diferente de conocer parte importante de la gastronomía española, dada la importancia del oro líquido en la cocina no sólo sureña, sino de todo el país.

Además de esta experiencia oleoturística, los visitantes podrán desayunar o almorzar en las instalaciones del cortijo. Propuesta que se cerrará, para los interesados, con un espectáculo de flamenco en vivo. Un plan de diez en el que Patrimonio, naturaleza, AOVE y cultura se unen para que vivan una jornada diferente a todo lo que antes habían conocido, conformando nuevos aires para el turismo extranjero que llega a la provincia en busca de conocer más acerca de su cultura propia y forma de vida.