El accidente que no fue una tragedia por un café

0
679
Publicidad

JAÉN-. Raquel López es hermana de la cuponera de la ONCE que tiene su kiosko en la calle Rastro, antigua Correa Weglison y asegura que su hermana salvó posiblemente la vida por escasos minutos. Y es que Ana abandona sobre las diez y media de la mañana su puesto de la ONCE para desayunar y tomarse un café. Minutos después un coche se llevaba por delante, su lugar de trabajo, bajo un gran alboroto. Un coche había perdido el control y tras colisionar con un semáforo se lleva por delante el kiosko.

En su recorrido se lleva por delante además una farola y una boca de incendios. Decenas de personas se arremolinan en el lugar del suceso. Sirenas de policía local y ambulancias llegan hasta el lugar del suceso para atender a varias personas, una de ellas un hombre con heridas graves en la pierna y trasladado al hospital Neurotraumatológico. Dos personas más, la conductora del vehículo y la propia Ana, eran atendidas por ataques de ansiedad.