Jaén registra la tasa de paro más discriminatoria

0
370
Publicidad

JAÉN.- La Secretaria de Empleo de CCOO Jaén, Sara García, señala que, el incremento de paro registrado en 2.149 personas obedece claramente a razones estaciónales como consecuencia del final de la campaña navideña, y también, de algunos tajos en la aceituna, e indica que los datos conocidos vuelven a ser malos. La lectura no puede ser otra ya que 43.569 personas están buscando un puesto de trabajo. Y además, los contratos creados en el último mes son en un 99,21% de carácter temporal y en su mayoría a tiempo parcial con horario y duración cambiantes e inestables.

La diferencia entre el paro registrado en mujeres con un 67%, frente al de los hombres con un 33%, no para de crecer duplicando la tasa entre sexos. Por tanto, las mujeres de Jaén siguen encabezando el desempleo provincial, además sistemáticamente, están empeorando su situación laboral a pasos agigantados donde ni en la precariedad encuentran empleo. Poniendo de manifiesto que las políticas de recorte adoptadas, en los últimos años, afectan en primera instancia a la igualdad entre hombres y mujeres.

Según los datos del SEPE, somos la provincia con mayor desigualdad, con más del doble de mujeres en paro de todo el Estado. Estas cifras reflejan la discriminación y el aislamiento que sufrimos por el mero hecho de nacer con el sexo contrario. Hoy en día, la provincia está inmersa en un decaimiento laboral, dónde la temporalidad, la precariedad y el abuso, son la tónica de un mercado laboral ya de por sí difícil donde incluso, a tenor de los datos oficiales, las mujeres no tiene cabida. A esto hay que añadir la temporalidad en la contratación. En Jaén, con un 99,21% de contratos temporales, concretamente 109.380 contratos temporales frente a los escasos 867 indefinidos, estos datos rompen la estadística estatal y nos da idea de la “altísima temporalidad y precariedad” del mercado laboral en la provincia, responsabilizando de esta situación a la reforma laboral, que según García “provocó una pérdida de derechos sin precedentes de la clase trabajadora”.

García ha señalado, que los distintos Gobiernos deben apostar por impulsar otra política de creación de empleo, crecimiento económico con innovación y tecnología, una política económica plenamente volcada a favor de la industria y el medioambiente, un ingente y sostenido esfuerzo en formación, en educación y en políticas activas de empleo; y un mercado laboral con una regulación dirigida a aprovechar todo ello, capaz de convertirlo en productividad y no en inestabilidad y precariedad. Ese empleo no será subempleo, tendrá estabilidad, productividad y perdurará.