Publicidad

JAÉN.- El alcalde de Cazorla, Antonio Jose Rodríguez, se ha reunido con Agustín Rodríguez, vicepresidente de la Asociación de Regantes de Andalucía (AREDA) y representantes de las directivas de Comunidades de Regantes del término municipal de Cazorla integradas en la asociación, C. R. ‘El Molar’, C. R. ‘Santísimo Cristo del Consuelo’ y ‘Hacienda Espíritu Santo’, en la que han trasladado su preocupación de cara a la temporada de riegos 2019, que afectan directamente a más de 1.800 hectáreas de olivar en el término municipal de Cazorla.

Rodríguez, ha apuntado que esta situación “nos preocupa” ya que al no otorgarse el riego extraordinario, ni tener concesión administrativa, “imposibilita a los regantes de nuestro municipio a acceder a fondos públicos y a convocatorias de ayudas de la Junta de Andalucía sobre modernización de explotaciones e instalaciones o a poder cofinanciar maquinaria agrícola”.

El edil, ha manifestado que “son varias las comunidades de regantes del municipio que llevan décadas con expedientes de legalización en trámite y que por segundo año consecutivo se les niega la posibilidad de regar por cambios en los requisitos impuestos en las dos últimas campañas”.

Por su parte, Agustín Rodríguez, vicepresidente de AREDA, ha afirmado que “este tipo de riegos extraordinarios se han estado realizando porque están en vías reglamentarias para tener concesión y ser normales”. Rodríguez, ha valorado que “no se tratan de nuevos expedientes de regadíos sino que obedecen a  comunidades de regantes formadas con instalaciones terminadas y que vienen regando desde lustros atrás, enmarcados en el Plan Hidrológico del Guadalquivir”.

Rodríguez, ha destacado que “en otras provincias como Sevilla y Córdoba con cultivos de arroz y olivar, ya se han otorgado concesiones de aguas o cuentan con informes de planificación favorable”. Al hilo, ha reclamado “más sensibilidad con los regantes de la provincia de Jaén».

El vicepresidente de AREDA ha remarcado que además de este problema, los criterios de la CHG también son “restrictivos para el olivar” ya que advierten que “no se puede sacar agua mientras no se resuelva y se comuniquen las autorizaciones desde el organismo, algo en lo que pedimos también sensibilidad para autorizar transitoriamente a coger agua cuando lleguen las resoluciones de riego”.