Publicidad

JAÉN.- La alcaldesa de Baeza, Lola Marín, ha visitado junto a la directora del “Patio de Empresas”, Pilar Ponce, la ampliación del centro Coworking. En la primera planta de las Antiguas Escribanías de Baeza, donde se ha ubicado la ampliación del Patio de Empresas con el Taller de Bordados Artesanales “Manuel Lozano”.

Marín mostraba así su apoyo a este emprendedor y añadía que “esta es una forma brillante de aunar patrimonio y riqueza económica, ya que establecer a este emprendedor en uno de los edificios más singulares de nuestra ciudad y con este tipo de negocio tan específico, hace de este espacio un lugar de trabajo abierto y visitable al público».

La primera edil ha querido recordar que Baeza es una ciudad emprendedora y para facilitar la apertura de establecimientos se ha eliminado las licencias de apertura y se ha sustituido por una simple declaración responsable, lo que supone que hoy se presenta en el Ayuntamiento o por sede electrónica, la declaración y hoy se puede abrir el negocio, además esta tasa se puede fraccionar hasta en 24 meses.

Pilar Ponce, directora del “Patio de Empresas de Baeza”, recordaba que el Patio alberga a 17 jóvenes emprendedores/as, donde además de ofrecer une espacio para empresarios/as, se imparten: curso, formación y asesoramiento para nuevas empresas.

Desde el “Patio de Empresas” se facilita el establecimiento de nuevas ideas de negocio y recordaba que el edificio del antiguo ayuntamiento se les “ha quedado pequeño” por lo que están buscando junto con el Ayuntamiento de Baeza, nuevos espacios para albergar a futuros viveristas, fomentando así el autoempleo y la cultura del emprendimiento.

Manuel Lozano, gerente del Taller de Bordados, agradecía a la alcaldesa de Baeza y a la directora del Patio su visita y el apoyo a los y las emprendedoras de nuestra ciudad.

Manuel, como otros y otras emprendedoras, acudió al Patio de Empresas con su idea de negocio donde recogieron su idea y le ayudaron a encontrar un espacio que se adecue a sus necesidades.

Lozano, invita a toda la ciudadanía, a conocer su trabajo y el proceso de bordado desde el origen hasta el final, y añadía que “el trabajo de los artesanos, y su taller en concreto, añaden un valor extra al entorno monumental de Baeza».