Publicidad

JAÉN.- Alerta Roja para los yacimientos arqueológicos de la judería de Jaén. Han entrado a formar parte de la lista roja de Patrimonio de la Asociación Hispania Nostra. Este  yacimiento se encuentra en la zona límite de lo que fue la antigua ciudad romana de Aurgi –restos de muralla calle San Andrés y calle Borja-. En el siglo XI la zona se convierte en un área de expansión urbanística de la antigua medina de Yayyan. Con la conquista cristina en el siglo XIII, por noticias documentales históricos y estudios urbanísticos, la zona se configura como una judería que sufre modificaciones durante los siglos XIV y XV. A partir de la bonanza económica del siglo XVI surgen una serie de casas solariegas con zonas de huertas. En el XIX, algunas casas se convierten en viviendas vecinales y se construyen unos lavaderos públicos. Dichos restos arqueológicos permiten conocer la evolución urbanística e histórica de la ciudad de Jaén.

El yacimiento arqueológico está situado en un solar con unos 4.553,02 metros cuadrados a falta de completar su excavación total. En el corazón de la antigua medina medieval y entre los monumentos -algunos declarados BIC- como el palacio de Villardompardo (Baños Árabes), Iglesia de San Andrés y Santa Capilla, Fuente de los Caños, el Monasterio de Santa Clara, la parroquia medieval de San Juan y las Antiguas Carnicerías (Baños del Naranjo). Los restos arqueológicos de mayor interés son los muros de la muralla romana en la calle San Andrés, con posible reforma en época Omeya.

Cerca del sondeo practicado se encontraron varias piezas de carácter arquitectónico de época romana e islámica (columnas, basas, etc.) y una terracota en forma de figura antropomórfica vestida con togado. Las grandes construcciones de mampostería con la conservación de antiguas bodegas y los cantos rodados de las calles de la fase cristiana del S. XIII-XV. Los restos de empedrados de los patios de algunas casas de época moderna (Siglo XVI-XIX). Una alberca del siglo XIX para el huerto… Falta por excavar gran parte del solar. Estos restos arqueológicos están integrados al BIC Conjunto histórico.

Su estado es de ruina y abandono por falta de cuidado y mantenimiento con la invasión de basura y plantas. Esto supone una baja calidad de vida para los vecinos del barrio. El proyecto de construcción de un instituto, APA III,  no integra los restos arqueológicos, el cual derriba los muros perimetrales de los primitivos huertos del Poli y también muros de las huertas del Real Monasterio de Santa Clara, y edifica un edificio en la esquina de las calles Rostro y Santa Cruz, con gran impacto visual. Además, progresivo abandono por parte de las instituciones públicas en el mantenimiento que deriva en acumulación de basura, plantas y aumento de vandalismo.