El Jaén FS comienza el año con una derrota ante un potente rival en Anaitasuna (4-3)

0
186
Publicidad

JAÉN.- El Jaén Paraíso Interior de fútbol sala luchó de lo lindo contra el Osasuna Magna en una de las pistas más difíciles de la categoría pero acabó cayendo por un solo gol de diferencia. Ya se adivinaba durante la semana un auténtico partidazo en Anaitasuna y vaya si lo fue. Los primeros minutos fueron de sufrimiento para el conjunto jiennense que vio como la mala suerte se cebaba con él. Primero Rafa López anotó en propia portería al ceder un balón atrás que Espíndola no acertó a despejar y poco después Eric Martel logró conectar un zapatazo que se coló tras tocar en Piqueras.

No tardó en meterse en el partido sin embargo el conjunto de Dani Rodríguez que no merecía tanto castigo. Subió un peldaño más su presión el cuadro jienense y fruto de ello complicó un poco más la salida de balón de los navarros. Tanto que Rafa López recuperó un balón frente a la portería de Asier para que Mauricio recortase distancias a placer. La posesión era amarilla en el tramo medio de la primera parte y la fortuna decidió reconciliarse con Jaén: disparó Campoy en un saque de banda y el balón, tras tocar en Martil, sorprendió a Asier y acabó siendo el dos a dos.
No le duró mucho la alegría sin embargo a equipo amarillo que tendría que volver a remar debido a que poco después, y en una jugada muy polémica, Saldise ganó la posición por la derecha y la cedió la izquierda para que Martil la empujase a placer. No se amilanó a pesar del tanto el cuadro amarillo y convirtió el final de la primera parte en un auténtico monólogo. Llegó mucho y fácil cuadro jaenero hasta que Dani Martín y Rafa López lograron asociarse por el centro y conseguir que este último rematase a bocajarro dentro del área.
Se llegó con ese tres a tres al descanso y con un partido precioso que se afeó en la segunda parte. Los últimos 20 minutos fueron mucho más tácticos y menos apasionantes. Con el correr del reloj se pudo comprobar que la cautela de ambos equipos respondía a la sensación de que el equipo que cometiese un falló lo acabaría pagando y por desgracia ese fue el nuestro. Logró recuperar Carlitos, a falta de seis para el final, y montó el tres para uno pero Saldise apareció de la nada para robar y darle la vuelta a la tortilla. Terminó anotando Usín el cuarto y provocando el portero-jugador jienense.  Generó muchas ocasiones Jaén aunque también tuvo las suyas el cuadro navarro pero el marcador ya no se volvería a mover y finalmente los tres puntos acabaron quedándose en Pamplona.