Denuncian el «bulo» de la falta de mano de obra en el campo jiennenses

0
2248
Publicidad

JAÉN.- El secretario provincial del PCE en Jaén –Juan Francisco Cazalilla- ha denunciado esta mañana el “bulo” que circula por diferentes páginas de noticias de internet, en las que se señala la imposibilidad de completar cuadrillas de recogedores de aceituna en la provincia de Jaén debido a la falta de mano de obra, información que supuestamente se complementa con la tasa de desempleo que sufre nuestra provincia.

Cazalilla se ha puesto en contacto personalmente con sindicatos, asociaciones e incluso cooperativas agrarias para “arrojar luz” a la situación, y donde todas han coincidido en que la campaña estaba transcurriendo con normalidad, si bien habían notado una menor presencia de mano de obra migrante en determinados municipios, donde se había suplido con desemplead@s de la zona.

Desde el PCE se señala a este bulo como una campaña de intoxicación desde la derecha contra las jornaleras y jornaleros que sobreviven gracias al subsidio agrario, contra los inmigrantes y contra los desemplead@s en términos generales, culpabilizándoles de la situación en la que se encuentran bajo la máxima neoliberal que argumentan PP, Cs, VOX y las derechas periféricas de que “el que es pobre es porque no se esfuerza lo suficiente”.

Según el secretario provincial del PCE de Jaén, en primer lugar, el bulo no se sostiene en sí mismo porque que gran parte de las tierras de olivos son minifundios, explotaciones familiares que se recolectan por las propias familias propietarias, en una suerte de “trabajo colectivizado”. En segundo lugar, porque es necesaria la presentación de 35 jornales para acceder a la prestación del subsidio agrario y, en tercer lugar, porque las cifras de temporeros acogidos en los diferentes albergues de la provincia, a fecha de hoy, son muy similares a las de campañas anteriores.

Desde el PCE se insta a dichas webs y diarios a hacer una labor de investigación real para descubrir los numerosos casos de incumplimiento del convenio colectivo y abusos por parte de determinados “patronos agrarios”.