Publicidad

JAÉN-. No ha sido un buen final de año para la provincia de Jaén donde la desgracia se ha cebado en varias familias. Y es que los accidentes de tráfico han sido un drama constante desde el mes de noviembre, difícil de superar en algunos municipios como Jódar, Bélmez de la Moraleda o Torres de Albanchez, con poblaciones reducidas y que han visto cómo las carreteras se llevaban a algunos de sus jóvenes. El accidente más grave de la provincia en la última década se produjo en la carretera A-401 entre Úbeda y Jódar. Cuatro jóvenes, dos de ellos hermanos mellizos, de entre 17 y 19 años, fallecieron el 19 de noviembre en un accidente de tráfico en el kilómetro 7 de esta carretera. Eran muy conocidos en el municipio pues pertenecían a la agrupación Musical Arroquia Martínez.

La pasada Nochebuena eran dos jóvenes de Torres de Albanchez los que se dejaban la vida en la N-322 a la altura de Puente de Génave cuando el vehículo en el que circulaban chocaba contra una furgoneta conducida por un pakistaní de 44 años que ha sido enviado por el juez a la cárcel. Se le acusa de cinco delitos entre ellos conducir bajo los efectos de los tóxicos y no poseer carnet de conducir. Estuvo durante casi cinco horas escondido en unos matorrales cercanos. Un día antes, un joven de Bélmez de la Moraleda, que circulaba con un amigo sufría un accidente mortal. El suceso se produjo sobre las 22:40 horas del 23 de diciembre, cuando varios conductores alertaron de que un turismo se había salido de la calzada en la carretera JA-4202 en el kilómetro 0,800. No se llegarán a los 35 fallecidos de 2017 pero sí que las pérdidas de este año son muy significativas en varios municipios jiennenses.