Publicidad

POR LUIS HEREDIA, abogado y escritor

Cuentan los viejos del lugar a las faldas de la Catedral de Jaén vestida de luces para estos tiempos, que cuando crecemos y dejamos de ser niños llegarán días como los de hoy en los que nos faltará alguien a nuestro lado.

Y, claro, cuando nuestro corazón se mezcla con la añoranza, las ganas de abrazar o besar al que ya no tienes, los que ya no somos  niños o niñas sentimos que esto, estos días, ya no son lo que era.

Sin embargo cuenta la leyenda de los sabios que hoy, tú, yo, aquellos a los que nos falta  alguien al lado, debemos de coger el traje de niños y niñas que tenemos guardado en el fondo del alma y, debemos vestirnos para la ocasión, porque alrededor nuestro hay niños y niñas de verdad, de los que todavía disfrutan con nuestras risas, con nuestra alegría, aun cuando debamos disfrazarlas para la ocasión.

Cuentan con sus arrugas y no dejo de pensar en lo que me dicen, que a ellos también le pasó lo mismo, llegó este día y había una silla vacía, pero llenaron su bolso de besos y abrazos porque siempre había alguien a la mesa al que besar o abrazar.

Me dicen mis viejitas a la luz de la luna, que la leyenda del tiempo es inmisericorde para todos, que hoy más que nunca con todo nuestro dolor debemos de levantarnos y gritar por si ésta fuera nuestra última Navidad, la última Navidad de algunos de los que se sientan en la mesa contigo.

Me hablan y me susurran al oído que has de vestirte de niño y niña, de ver en las luces que iluminan nuestras calles el reflejo del rostro que se fue, de sonreír a la vida aunque el nudo de la garganta te pida llorar.

Me falta esta noche un abrazo que ya no podré dar, seguro que a tí también. Es la leyenda del tiempo.

Pero hoy cogeré la zambomba y aunque no sé cantar la tocaré para que mis niños y mis niñas rían y llorén de alegría conmigo. Y llenaré mis bolsillos de besos, y se los daré por él, por ella que ya no están a los que aún me quedan por aquí en este viaje que se llama vida.

Cuenta la leyenda del tiempo que si tú no lo haces, te arrepentirás. Llora a solas pero vístete de niño, de niña, sonríe y, no olvides abrazar.

FELIZ NAVIDAD JAÉN Y PROVINCIA