Medidas para proteger al quebrantahuesos de la práctica de la caza y la intoxicación por plomo

0
319
Publicidad

JAÉN-. El Ayuntamiento de Cazorla ha sido el anfitrión de la firma del convenio entre la Fundación Gypaetus y la Fundación Amigos del Águila Imperial, el Lince Ibérico y los Espacios Naturales Privados (FAAI), en el acto de firma del convenio han asistido el alcalde de Cazorla, Antonio José Rodríguez, el delegado de Medio Ambiente, Juan Eugenio Ortega, la directora conservadora del Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas, Teresa Moro, el presidente de la Fundación Gypaetus, Rafael Arenas y el presidente de la Fundación Amigos del Águila Imperial, el Lince Ibérico y los Espacios Naturales Privados (FAAI) Fernando de Andrada-Vanderwilde, un convenio en el que se “pretende trabajar de la mano para luchar contra la práctica del plumbismo y la intoxicación por plomo de la especie del Quebrantahuesos”, ha afirmado el alcalde de Cazorla, Antonio José Rodríguez. En esta línea, ha apuntado que “las principales amenazas en la actualidad del quebrantahuesos son el uso ilegal de cebos envenenados y el plumbismo, que han sido hasta ahora las principales causas de mortalidad no natural de esta especie en Andalucía”.

Rodríguez, ha destacado que esta “era una de las tareas principales en poner en marcha tras el pasado Congreso Internacional del Quebrantahuesos y en las que se están marcando las primeras medidas paliativas”.

Por su parte, el presidente de la Fundación Gypaetus, Rafael Arenas, ha expresado que desde la fundación “reconoce el esfuerzo y la necesaria labor de la conservación desde el punto de vista de la propiedad privada, cuya evidencia está  demostrada, y  manifiesta por convergencia su interés en colaborar con la FAAI para el desarrollo de una caza sostenible, como herramienta para la conservación de la biodiversidad”. Así, ha puesto de manifiesto que a través de este convenio se realizará “asesoramiento en las campañas de divulgación, concienciación y formación sobre el programa de reintroducción del Quebrantahuesos entre asociados y de la implantación de una caza sin plomo y en lo relacionado con la mala praxis del veneno”.

En representación de la FAAI, su presidente Fernando de Andrada-Vanderwilde, ha expuesto que desde nuestra entidad tenemos como objetivo “defender y promover la protección y conservación del hábitat del Águila Imperial Ibérica, del Lince Ibérico y el desarrollo sostenible, como entidad de custodia de los Espacios Naturales de Carácter Privado”. Al hilo, ha trasladado que “desde la fundación realizarán actividades de concienciación entre sus asociados sobre los efectos de la mortalidad no natural en el programa de reintroducción del Quebrantahuesos y la amenaza que supone la utilización de munición con plomo y cebos envenenados sobre la biodiversidad en general y en especial a las aves necrófagas”.

PROGRAMA DE REINTRODUCCIÓN

En el Programa de Reintroducción del Quebrantahuesos cabe destacar que algunos de los individuos soltados al medio natural proceden del Centro de Cría en Cautividad de Cazorla (Jaén), puesto en marcha por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio en 1996 y gestionado por la Fundación Gypateus, con el fin de establecer una población viable y autónoma a largo plazo de la especie.

Como centro adscrito al Programa Europeo de Especies Amenazadas (EEP), parte de los pollos criados en cautividad cada año se destinan a los Proyectos de Reintroducción de la especie que se desarrollan tanto en Andalucía como en otros lugares de Europa.

El quebrantahuesos, incluido en el Plan de Recuperación y Conservación de Aves Necrófagas, representa al igual que otras especies amenazadas un recurso importante para el turismo especializado en la observación de aves. De esta manera, su recuperación supone incrementar una actividad económica en el medio rural con una gran potencialidad y que favorece el desarrollo socioeconómico del territorio.

En la actualidad, se tiene la certeza de la existencia en Andalucía de unos 40 quebrantahuesos, gracias a las observaciones e identificaciones individualizas realizadas recientemente por los técnicos del proyecto de reintroducción o a los emisores satelitales que portan.