Publicidad

JAÉN.- Unos 220 niños de cuarto de Primaria participaron en la jornada “Ponte en mi lugar”, una actividad que pretende sensibilizar a los escolares de las dificultades que supone realizar ciertas tareas cuando se tiene una discapacidad. Para ello, el alumnado se trasladó al Polideportivo Juan Martínez Muela y, allí, tuvo que atravesar diferentes “estaciones” y superar las pruebas propuestas.

Por ejemplo, tirar a canasta con los pies atados, realizar un circuito de obstáculos con los ojos cerrados o en silla de ruedas, untar un sándwich con un solo brazo o pintar con la boca, entre otros. Las diferentes situaciones hicieron que los pequeños comprobasen por sí mismos cómo es la vida de un ciego, sordo o mudo y lo que en un principio parecía divertido, les dio paso a la reflexión.

Es el tercer año de una iniciativa que pretende no solo sensibilizar a los participantes sino concienciarles de que deben ayudar a las personas con algún tipo discapacidad. Han participado el alumnado de los colegios Carlos III, Manuel Andújar, Palacios Rubio y Navas de Tolosa.

“Para nosotros es importante trabajar en la concienciación desde edades tempranas porque es cuando mejor se asimilan los conceptos. Los más pequeños deben comprender que las personas discapacitadas tienen los mismos derechos y oportunidades, aunque puedan necesitar ayuda”, indica la concejal de Bienestar Social, Carolina Rodríguez.