Formarse en la edad adulta puede ser un juego

0
17
Publicidad

JAÉN.- La formación ayuda a ampliar los horizontes laborales y hace posible que las aficiones se puedan convertir en una salida profesional, pero también hay quien se forma por el mero hecho de aprender, cómo lo hacen los niños al jugar. En nuestro país y para todos los trabajadores en activo,- salvo para los funcionarios-, se dan Cursos-trabajadores subvencionados por el Gobierno con los que ampliar los conocimientos profesionales o con los que desarrollar nuevas habilidades.

Las empresas valoran muy positivamente la formación de los trabajadores pero ante todo son apuestas de futuro personales a través de las cuales se pueden conseguir mejores  puestos de trabajo. Los cursos de Logística, coaching y cocina están entre los tres más solicitados, pero también lo están los de Community Manager, -una de las profesiones de moda que va a seguir siendo demandada en un futuro dominado por la red-, así como el de Energías Renovables.

Existen cursos más específicos como el de Redes Sociales para los que quieran conocer cómo sacar partido del marketing digital en estas plataformas, o cursos de Excel para aprender a manejar el programa que ayuda a planificar.

Estos cursos están auspiciados, además de por el Gobierno español, por el Fondo Social Europeo y representan las muchas oportunidades que se pueden conseguir a través de la formación, porque formarse es el mejor modo de prepararse para un mercado de trabajo cada vez más exigente y competitivo, pero también es el mejor modo de enriquecerse personalmente.

La red es una gran fuente de información donde descubrir nuevos cursos y ampliar conocimientos

Más allá de la formación reglada hay quien no ceja nunca en su afán por aprender nuevas cosas y en este sentido la red es una gran fuente de información que hay que saber escoger.

Encontramos una página sobre mitología griega con la que poder conocer más a fondo -aunque desde un lenguaje ameno y divulgativo-, la apasionante historia de los dioses de la Antigua Grecia, unos mitos que pasaron a ser populares y a los que se les conceden características semejantes a las de los humanos.

Las historias de los dioses griegos tienen un gran valor literario, pues son pequeñas leyendas que hablan acerca de la naturaleza humana y quienes quieran conocer la mitología griega no deben de dejar de lado los poemas de Homero, La Iliada y la Odisea, dos obras imprescindibles de la literatura de todos los tiempos.

“El saber no ocupa lugar”. El dicho popular habla de la importancia de la formación que a día de hoy encontramos para todas las necesidades. Un ejemplo son los Cursos de calzado a realizar online con los que aprender a diseñar calzado pero también patronaje y ajuste.

Para este curso se cuenta con plantillas de diseño y herramientas, un modo práctico para que los alumnos desarrollen sus propios diseños, porque cualquiera que sienta curiosidad por este mundo puede llevarlo a cabo desde la comodidad del hogar. Basta con mandar un dibujo para que lo evalúen los expertos, dirigido por Iván Rodríguez Córcoles y se podrá asistir a una primera clase completamente gratis.

Los niños aprenden y se forman socialmente a través del juego

Madres y padres pero también educadores deben de fomentar el juego en los niños, puesto que a través de él aprenden, se relacionan con el entorno, desarrollan lazos afectivos, adquieren valores y se potencia la creatividad y la imaginación entre otras muchas cosas.

Existen juegos para niños para realizar al aire libre como el juego del tren que siempre les divierte, -en este los niños se convierten en locomotora y en vagones según les toque en suerte-. Las carreras de saco, el juego de las sillas o tirar de la soga son juegos clásicos que siempre funcionan e ideales para realizar con una pandilla de amigos, porque los niños deben de aprender a jugar con otros, a interactuar para aprender a posicionarse socialmente, reconocer al otro y conocer cuál es su lugar mientras se lo pasan bien.

En la vida adulta las motivaciones y la forma de afrontar el juego se van transformando y se podría afirmar que formarse es un modo de jugar, un modo de saciar la curiosidad innata al ser humano que algunos tratan de abastecer y otros no.