Ameco alerta de una plaga de estorninos en Andújar al destrozar su hábitat natural

0
311
Publicidad

JAÉN.- Hace unos días publicaba la asociación medioambiental AMECO un fenómeno que no había ocurrido antes en Andújar. Unas mareas negras invadían los tejados de los edificios de algunas calles muy próximas al centro histórico. Nadie recuerda haber visto este comportamiento de dichas oleadas de aves, según los vecinos presentes en la escena. Y es que a pesar de lo cinematográfico de la misma, es algo que en los peores vaticinios se advirtió que podía ocurrir.  Y todo, aseguran por alterar un ecosistema naturalizado como era el antiguo vivero de obras públicas. Aunque carente de valor económico y sin ejemplares de árboles cubiertos bajo ninguna legislación que “proteja” su existencia, se trataba de un área, señalan que se debía ser protegida por dos motivos: uno ecológico y otro por inteligencia.

Ecológico porque se trata de un dormidero de aves muy especiales: los estorninos negros. Estas aves tienen protección estatal y europea por su singularidad y por el hecho de estar presentes sólo en la Península. Para ello piden la paralización de las obras por este segundo motivo de inteligencia. Estas aves tienden a cobijarse en los núcleos urbanos. En las ciudades se sienten protegidas de las rapaces. Y hay pruebas evidentes de ello, y de que se puede llegar a una situación insostenible para los comercios, los monumentos y los vecinos, como es el caso de la Plaza de Trinidad en Granada, donde un grupo de aproximadamente 12.000 ejemplares ha asentado su dormidero tras la destrucción de las choperas que había en las inmediaciones de la ciudad de Granada.

Para AMECO es una cuestión de inteligencia cívica, intentar evitar ese riesgo para el turismo y los comercios de Andújar si no es ya demasiado tarde. Si estas aves se decantaran por colocar su dormidero en la ciudad, se puede esperar una crisis de higiene pública, limpieza y descanso en los desafortunados vecinos que tengan que soportar las consecuencias de la mala gestión y la falta de inteligencia de las decisiones tomadas.