OPINIÓN | “Excepto por mi familia y mis allegados, me he encontrado sola, cuestionada y sin apoyo”

0
188
Publicidad

POR ENCARNA HERRERA, víctima de violencia de género

Buenos días a todos, Yo soy Encarna Herrero, como todos sabéis, y hoy he decidido romper mi silencio por todas esas mujeres que han pasado por mi situación, y que ya no pueden hablar porque no viven y por las que aún pueden hablar y no se atreven.

Solamente deseo que nadie pase por lo que yo estoy pasando, y que nadie sea cuestionada porque simplemente he estado toda la vida en silencio, con miedo y sufrimiento, con una máscara ante todo el mundo, cuidando de mi familia y trabajando. No he tenido amantes, no he hecho ninguna llamada de teléfono para provocar ninguna situación, nunca he llevado un cuchillo encima, no quiero quitarle nada a nadie que no me corresponda por ley, yo no he roto una familia ni muchas otras cosas de las que se me ha acusado.

Lo único que he hecho es intentar huir de una situación de la que no sabía si podría salir con vida. ¿Y cuál ha sido el resultado? Que excepto por mi familia y mis allegados, me he encontrado sola, cuestionada y sin apoyo, criticada y avasallada. El 31 de julio fui apuñalada por el que ha sido mi marido durante 35 años después de incumplir la orden de alejamiento y no me atrevo a salir sola a la calle porque aunque mi agresor está retenido, y no consiguió matarme, temo que de algún modo algún día acabará con mi vida.

Sé que vivimos en una sociedad machista, pero nunca imaginé que tanto, y me derrumbo al pensar que es necesario que una mujer muera para que alguien la apoye, y que nadie fue capaz de hacer un minuto de silencio o alguna protesta aquel 31 de julio, y yo me pregunto, ¿de verdad pueden existir aún tentáculos que puedan callar tantas voces de personas que no creen en la violencia? Nadie ha cuestionado al agresor, muy al contrario, muchos de mis vecinos y vecinas han cuestionado mi agresión. Y, digo, mis vecinas porque desgraciadamente las mujeres somos muy críticas con nosotras mismas, y esto me da pena porque hasta que nosotras no cambiemos, ni las leyes, ni las medidas que nuestros gobiernos vayan tomando, no se va a producir un cambio de mentalidad. Ni el 25 de Noviembre, ni el día 8 de Marzo van a conseguir que todos y todas levantemos la voz para pedir “¡Basta ya!, no queremos mas muertes ni agresionesa mujeres!”, si nuestros gobiernos no endurecen las penas a los agresores, si no se aplican medidas preventivas, si en nuestras escuelas no se imparte de forma transversal la igualdad y la no violencia hacia la mujer. Como he dicho al principio, por todo ello, y por todas las mujeres muertas y maltratadas, hoy quiero compartir mi desgracia, mi sufrimiento, mis miedos, mi fuerza y mi lucha para que esta lacra social acabe. #NIUNAMAS #NIUNAMENOS