OPINIÓN | “¿Quién puede quitar las alas a un ángel?

0
403
Publicidad

POR LUIS HEREDIA, abogado y escritor

ALBERTO SORIANO MONTORO

Corre como los días y la vida la temporada del año 2.015 y todos en Jaén se preguntan quién es ese chaval tan joven, de apenas dieciseis primaveras que está haciendo la pretemporada con la primera plantilla del Real Jaén. A los que le conocemos porque ha jugado con nuestros hijos no nos extraña. Es veloz, rápido, impresionante en defensa. Pero además tiene un don especial en su sonrisa y en su forma de ser al alcance de pocos.

No nos cabe duda a nadie. Va a llegar a profesional.

3 de Agosto del 2.015. Como cada mañana su padre va a llamarlo para despertarlo. Tiene entrenamiento con la primera plantilla del Real Jaén. Todo es normal, la vida es normal. Nada es anormal. Hasta ese instante.

¡Papá, papá, no puedo andar. No me puedo levantar! Grita con lágrimas en los ojos.

En esa situación, cuando el día se convierte en una cueva oscura puedes perderte en ella, dejarte llevar o, que renazca una leyenda.

“Dificilmente volverá a andar en años. Su hijo padece Esclerosis múltiple” dicen los médicos a sus padres.

No anda, sus necesidades fisiológicas se las hace encima, su mundo acaba de derrumbarse. Comienzan las lágrimas, las preguntas sin respuesta, el corazón desbocado y la cabeza en otro sitio para unos padres a los que se le ha venido el oscuro destino encima. 

Pero amigos, la enfermedad dio con un ángel que debía de transmitirnos algo muy importante a todos. Os cuento…

ALBERTO SORIANO MONTORO Cuando te digan tienes que aprender a vivir con la enfermedad, niegate, la enfermedad es la que aprende a vivir contigo y si no es así estas muerto. VIVE

Así lo cuenta él en su muro de facebook.

Y la enfermedad comenzó a ser su lucha. Y los pañales los fue dejando atrás, y dio un paso, y otro paso más, y la salida de la cueva se empezó a ver al final en un punto luminoso lejano.

ALBERTO SORIANO MONTORO Sólo puedo decir mi experiencia y que a pesar de donde estaba y conforme estaba con mi vida me hundió y me dejo de rodillas pero sólo durante un tiempo no dejé que pudiera conmigo y me levanté. La esclerosis múltiple no me frena. Y a ti te frena?”

Vuelve a decir.

Y ahora, tú, hundete por la multa de tráfico, por cosas insignificantes. Esto lo digo yo.

ALBERTO SORIANO MONTORO es nuestro ejemplo de lucha y superación. No solo ha conseguido levantarse y andar, además corre, vuela con el ejemplo de sus palabras entre nosotros y,  ya da patadas a un balón. Y, lo que es aún más importante: nos enseña a vivir a muchos inútiles mentales como yo.

Lucho contra una enfermedad, la verdad que no es nada fácil, pero si me preguntáis el porque lo deseo tanto, es porque me dijeron que no lo lograría. Nunca dejes de intentarlo, si sigues hasta el final, créeme que lo conseguirás”

Y la cueva oscura se abrió para dejar entrar la luz, la que transmite este chaval con su lucha diaria, con su pelea. Ha llorado mucho, mucho, mucho. Pero pudo quedarse tumbado y no pelear jamás….Y SE LEVANTÓ.

ALBERTO SORIANO MONTORO: “El triunfo es intentarlo una vez más, intentarlo cuando crees que ya has acabado que no puedes más, en esa última repetición estarás buscando tu límite, pero lo volví a hacer y sigo hacia adelante, el límite es una palabra grande dicha por personas pequeñas. El límite está en la mente. Nunca dejes de intentarlo”

Grande es imposible definirte. Quizás la vida no te llevó por el mundo del futbol, pero te ha conducido por la del ejemplo sin límite a los demás. Perdoname que escriba de tí. Pero Jaén debe saber que también tienen a personajes eternos, como tu sonrisa. 

ALBERTO SORIANO MONTORO “Asi que pienso que nada es imposible. Tengo muy claro lo que quiero y lo que no quiero, por eso estoy aqui en Malaga este verano. Que no te afecte lo que te puedan decir, y no dudes en decirle a un experto que se está equivocando, porque yo lo hice. Al fin y al cabo aqui estoy luchando y se que voy a salir, se que voy a cumplir mis metas y se que voy a ser quien yo quiera ser porque todavia no me ha frenado nadie pese a las opiniones, dudas o acciones

¿Quién puede quitar las alas a un ángel?